jueves, 17 de junio de 2010

España, Suiza, el tiempo, el fútbol

Eduardo Lázaro | He de reconocer que, durante el trayecto de vuelta a casa después del partido, me ha recorrido un sudor frío pensando en que tenía que ponerme a las teclas en cuanto llegara. Cuando Andrés sugirió la idea de redactar las crónicas del devenir de la selección española en este Mundial, nadie nos hubiéramos creído que nos encontraríamos en éstas. Palmando ante Suiza en el primer partido y con el cuerpo descompuesto.

Pues bien, ante la descomposición acuciante, he decidido que no voy a hablar de España, si no de Suiza. Y no es por pesimismo, al contrario, es que pienso que ésta no ha sido más que una de las innumerables "pelanadas" en la Historia de este bendito país. Lo dejaremos en "La cagada del 16-J", creo que no hay más que añadir. Suiza ha ganado porque ha interpretado perfectamente el partido y sabía a quién tenía delante, cosa que nosotros no. Suiza ha sido capaz de mantener un orden táctico y una ocupación espacial cuasi perfecta, anulando el juego de toque español y achicando con esmero cada vez que el conjunto castellano se desmelenaba. Suiza nos ha ganado por pura inteligencia —nadie habla de calidad o de trabajo—, ha esperado atrás con todo, nos ha regalado la pelota y se ha conformado con salir de la cueva lo justito, lo suficiente para hacernos un gol y ponérnoslos de corbata un par de ocasiones más.

Podemos darle mil vueltas al partido y sacar otras mil interpretaciones, pero ahí está el resultado. Da igual que hayamos tirado más de veinte veces a puerta, da igual que hayamos tenido un alto porcentaje de posesión, da igual todo. Hemos perdido.

Eso sí, convendría recordar que los señores que hoy han vestido la zamarra roja, hace tan sólo dos años, fueron campeones de Europa. Vamos, que entienden de esto, que saben jugar al fútbol. Por eso mismo creo que lo más importante es darle carpetazo al asunto lo antes posible y ponerse manos a la obra para doblegar a Honduras y Chile. Y punto. Sabemos y podemos, no nos dejemos llevar por el derrotismo a las primeras de cambio. Dejemos los viejos fantasmas en su sitio que esto no ha hecho más que empezar; eso sí, no nos podemos permitir más "tostadas" como la de hoy.

¡Don Vicente, apunte!, Navas ha sido un puñal en la segunda parte, ¿por qué no probamos de titular? Busquets y Xabi Alonso, pivote defensivo, ¿acaso Suiza era Brasil? A ver si es que hemos pecado de conservadores y la solución será dedicarse a tirar entre los tres palos desde el primer tiempo. Váyase usted a saber, porque este fútbol —como el tiempo—, se ha vuelto loco.

El lunes más y, seguro, mejor.

Lectura recomendada | Entre lo paranormal y lo racional: España tropieza ante Suiza (Más que Fútbol)
Imagen | El País

9 Comentarios:

Fran Castarlenas dijo...

Dos cosillas:

1) Navas un puñal, pero para nuestro corazón. No ha centrado un maldito balón bien, todos flojos, bajos y atrás de donde estaban los delanteros.

2) Como siempre, el tener más posesión no es sinónimo de victoria, aunque sí que es más fácil de ganar teniéndolo. De todas formas, estuvimos muy previsibles.

Eduardo Lázaro dijo...

@Fran Castarlenas:

Estamos de acuerdo en lo de Navas, pero manteniendo esa profundidad poniendo bien los centros pienso que puede ser un tío muy aprovechable.

No obstante, Busquets junto Xabi Alonso es jugar con uno menos. Pienso que Xavi es quien tiene que actuar donde brilla de verdad, con un tipo como Cesc moviéndose por delante entre líneas. Y partir de ahí, que sea lo que Dios quiera... pero opino que habría que empezar por eso. No me parece de recibo un planteamiento tan plano y, como tú dices, tan previsible, de Del Bosque (igual que no veo de recibo lo de Cesc en el banquillo tal y como se puso el asunto).

Aun así, pensemos que ha sido un accidente, borrémoslo de nuestra memoria colectiva y empecemos a hacer las cosas bien YA. Vistos los partidos ante Chile y Honduras creo que la conclusiones pueden ser más acertadas, sobre todo en temas como la forma física, y es que qué queréis que os diga... ayer vi a tios como Torres pese a salir de banquillo muy justitos y con pocas ideas.

Lo dicho, confiemos hombre... aún estamos a tiempo de todo si reflexionan sobre lo hecho quienes tienen que reflexionar, haciendo la cosas bien y con convicción, empezando por el utillero y culminando en el seleccionador.

Mohorte dijo...

Veo que si en algo coincide media España, o al menos media comunidad bloggera, es en que Busquets sobra por completo en la alineación.

Sinceramente, no entiendo porqué España juega con dos mediocentros, con dos pivotes. El éxito de Aragonés en la Eurocopa fue colocar a un pivote, tres centrocampistas por delante suyo y dos delanteros; o cuatro centrocampistas y un delantero.

El repaso a Rusia fue con Silva, Fábregas, Xavi e Iniesta en el campo. Cuando tenemos cuatro centrocampistas de ese calibre nos sobran los medios defensivos porque tendremos que defender más bien poco. Es decir, Fábregas titular ya. Y a no tener el balón de modo estéril.

@ Fran:

Para mí Navas tampoco debería ser titular, sino revulsivo, y conjugado con Llorente. Pero por un partido no debemos lapidarle, porque entonces Villa, tras su pobre actuación contra Suiza, no debería volver a jugar.

Y respecto a la posesión, veo que se está creando una corriente de opinión muy reacia a las altas posesiones de España. Vamos a ver, con un conjunto amurallado en torno a su potería es complicadísimo ser incisivo. Ahora es sencillo criticar el estilo, ahora que se ha perdido el segundo partido en dos años, pero recuerdo pocas críticas a las altas posesiones y al juego combinativo cuando España fue campeona de Europa.

Estuvimos previsibles porque capitalizamos todo el fútbol alrededor de Navas. Tiene solución y, lo mantengo, no creo que España jugara un fatal partido. De hecho, de haber entrado la de Iniesta, la de Villa en la primera parte o la de Piqué frente al portero Suizo hablaríamos de recital español hoy.

Eduardo Lázaro dijo...

Espero que no se haya malinterpretado en el texto porque en ningún momento he querido decir que vea negativas las altas posesiones de España. Con lo de conservadores me refería a lo que tu apuntas Andrés, a jugar con un pivote y tios por delante... no con Busquets y Alonso, que juntos conforman una merma notable de mordiente.

Pedro B. dijo...

Hola,

Más que interesante el blog, vuestros artículos, comentarios....

Me gustaría comentar alguna de las cosas que habéis escrito:

En primer lugar, creo que cualquiera que se puso ayer delante del televisor pensaba que la alineación de nuestra selección era adecuada o al menos más que suficiente para derrotar a Suiza. El debate quizás debería centrarse más en la posterior interpretación del partido por parte de los jugadores y fundamentalmente por Del Bosque.

A pesar de todo, creo que los cambios también fueron los correctos. Navas estuvo incisivo, Torres no estuvo bien, pero si no hubiera entrado en el campo todos le habriamos pedido, y Pedro, pues, no funcionó, pero creo que estaremos de acuerdo en que era el revulsivo que la mayor parte de nosotros teniamos en la cabeza.

En cualquier caso no seamos derrotistas. estos jugadores han demostrado que se puede confiar en ellos. El mundial ha cambiado radicalmente para España. Creo que nos queda un partido de fase de grupos (contra Honduras) y que tendremos nuestro particular partido de Dieciseisavos de final contra Chile. O ganamos o estamos fuera. Y creo que ese debe ser el pensamiento de todos.

Eso si, la decepción no nos la quita nadie, al menos hasta el día 25 contra Chile. A partir de ese día volveremos a ganarnos el derecho de seguir soñando con ganar un mundial de fútbol.

Juan Antonio Escudero, Chema Vera y Alberto López Marín dijo...

Creo que la alineación fue buena. Esos mismos jugadores podrían haberse comido a los suizos, pero faltó motivación, chispa. Quizá habría dejado a Busquets en el banquillo para sacar a Cesc, Pedro o Navas, pero no hay razón para que los 11 de ayer no ganaran sin problemas (o al menos marcaran un gol) a Suiza. Alberto.

Eduardo Lázaro dijo...

Yo más que una cuestión de motivación o chispa lo veo simple y llanamente cuestión de pizarra. Xavi tiene jugar donde tiene que jugar y donde da relumbrón. 4-1-4-1, como decía esta tarde Andrés mientras tomábamos un café. Como decía Luis, ese Copito de Nieve al que tanta ostias se le dieron. No tiene sentido jugarle a Suiza con un pivote defensivo. Si vamos a ganar, vamos a ganar, pero ese planteamiento táctico es de nadar y guardar la ropa, le pese a quien le pese.

Más vale que el seleccionador mida bien sus decisiones y sus esquemas de juego (incluso los posibles cambios de planes sobre la marcha), porque ayer erró.

Sí, probablemente el 90% de los españoles hubiéramos sacado a Torres, no culpo al entrenador por ello. Incluso lo exculparé de los cambios... pero no se puede pasar por alto que el planteamiento de inicio era erróneo.

Pero claro, es muy fácil hablar a toro pasado, por tanto pensemos que con trabajo y sacrificio vamos a sacar adelante la clasificación, tenemos mimbres de sobras para ello. Insisto, sobra con utilizar las 11 piezas que se ponen sobre el tapete con inteligencia.

Pedro B. dijo...

En cualquier caso, es un debate que debe terminar con la clasificación para octavos. Cierto es que quizás el manejo táctico de del Bosque durante el partido no fue acertado, pero no es menos cierto que tanto el seleccionador como los jugadores no son dudosos en su trayectoria. Es normal que la derrota abra debates, que cree una incertidumbre inesperada. Con Busquets, sin él, con o sin Navas...,lo cierto es que si esta selección juega como nos tiene acostumbrados estaremos en octavos y a partir de ahi cualquier cosa puede pasar.

Mohorte dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Hay bastante de verdad en lo que dice Pedro: antes del partido pocos poníamos en duda el planteamiento de la selección, o no al menos de manera absoluta, y pocos podíamos prever que ese equipo, tal y como estaba planteado, no le ganara a Suiza.

Ahora no ganó y sí, es cierto, todos nos lanzamos a hacer de entrenadores, como suele suceder en España. Pero también hay que entender que perder contra Suiza es un desastre, aunque no un drama, y que es normal y justo plantear alternativas a un esquema futbolístico que, mala suerte aparte, no fue capaz de meterle un gol a un equipo de tallaje medio como Suiza.

En algo no puedo estar más de acuerdo con Pedro: los cambios a mí en su momento también me parecieron los más lógicos y adecuados.

Pero, al mismo tiempo, y como comenta Lázaro más arriba, abogo desde ya por la vuelta al esquema que nos hizo campeones de Europa, a ese mágico 4-1-4-1 con Cesc por detrás del delantero y un futbolista de corte defensivo ayudando a la defensa, el código que creó Luis para hacer lo que hoy criticamos o disfrutamos, ya veremos. Y es ahora más que nunca cuando vuelvo a echar de menos a Senna, imprescindible en esta selección.

Pero en cualquier caso, claro, el debate terminará en cuanto nos clasifiquemos. Que, con la razón y no con el corazón, lo haremos por pura lógica deportiva. Un día es un día.