viernes, 23 de mayo de 2008

La culpabilidad de lo irracional o el drama del Zaragoza (II)

Andrés Pérez | Llegó un momento en el que ni siquiera notábamos la lluvia. Supongo que un drama es eso, no notar que te estás mojando. Levanté la cabeza del suelo y comprobé que nadie podía estar sentado. Más allá del Zaragoza, más allá del equipo, más allá del descenso, no pude evitar sentir un profundo pesar por todas aquellas almas en pena que estábamos en Mallorca calados hasta los huesos por un sentimiento que nos había llevado demasiado lejos esta vez. Tan lejos que terminamos sufriendo más que nunca. Jamás entenderé porqué aun sabiendo que vamos a sufrir, que podemos terminar llorando y con ganas de tirarnos al vacío, viajamos trece horas para llegar a un estadio lejano donde animar a un equipo. Si tuviera que escenificar lo que sentíamos muchos de los allí presentes elegiría a un hombre que a la salida lloraba desconsoladamente. No hablo de tres o cuatro lágrimas. Hablo de verdadero dolor, auténtico sufrimiento, lágrimas provocadas por un profundo pesar, por sentirse desgraciado entre tanta agua. Lo más curioso es que el hombre rondaría los 60 años. Y daba pena verlo. Y daba pena mirarte a tí mismo o mirar a quienes te rodeaban. Recordé entonces que volvíamos a ser culpables por lo irracional. Por unos estúpidos colores que a buen seguro, esta vez, dolieron.

Cuesta creerlo aun habiéndolo vivido. Sé que es repetir en lo mismo que llevamos diciendo mucho tiempo y por eso no voy a explicar porqué un equipo de Uefa está en Segunda. Quizá porque no me sienta verdaderamente con fuerzas para hacerlo o quizá porque no sepa hacerlo. Realmente dudo que alguien sea capaz de explicar porqué unas 750 personas cantábamos bajo la lluvia perdiendo 2-1 y con todo el cuerpo empapado de gotas que dolían hasta en lo más profundo de nuestros corazones. En aquel momento poco hubiera importado ya que nuestro cuerpo, inerte, se hubiera ahogado entre tanta agua mallorquina. Ni sabíamos qué decir ni qué hacer. Ni siquiera pensábamos, porque no sabíamos qué pensar. Cuando vinieron los jugadores lamenté los insultos. A fin de cuentas ellos nos han puesto al borde del precipicio para luego empujarnos, sí, pero a fin de cuentas no dejan de ser humanos. Con esto no trato de excusarles, sino como mínimo dar paso a un razonamiento coherente sobre la idea de estar en Segunda División sólo seis años después. Y digo sólo porque el Zaragoza es un grande con una historia que pesa y unos millones que esta temporada han pesado tanto que nos han hundido ante el poco peso que el equipo ha tenido en Liga.


"Es imposible que nos marquen el segundo gol. Imposible" Era una explicación bastante explícita de porqué estabamos en Segunda. El segundo gol, en resumen, no era más que el espejo de lo que supuso la temporada para el Zaragoza. Un cúmulo de perfectos despropósitos que han terminado con los huesos de muchos idealistas empecinados en animar a un equipo que poco a poco se hundía en Segunda, en el suelo. Los jugadores lo intentaban, pero cuando te estás hundiendo deseas morir cuanto antes para evitar sufrir más. Quizá aplicaron esa fórmula a mitad de temporada, cuando la situación tenía arreglo. Se dejaron llevar y quienes ahora no podemos evitar sufrir más somos los mismos que en Mallorca llorábamos tanto como lo hacía el cielo isleño, como lo hacían nuestros corazones por un sentimiento que jamás llegaré a entender. Quizá ahora lo irracional no sea el propio fútbol sino el propio ser humano. Qué le voy a hacer, la metafísica es lo poco que puedo extraer de mí mismo ahora. Suena dramático, lo sé, pero es dramático. Es la decepción de nuestras vidas como zaragocistas y esto no deja de ser un papel donde llorar tanto dolor.


Fuimos muchos los que levantamos la cabeza y nos apiadamos de nosotros mismos por llegar hasta allí, trece horas de viaje después, para certificar la carta de defunción de un equipo hecho a medida para bailes de salón. Y sin embargo, como diría el maestro Sabina, allí estábamos. Bailando con la más fea en la comunión de un pariente lejano. Tan lejano que casi ni nos acordábamos de él. Seis años hacía aquel 18 de Mayo del último descenso. Seis años. Son pocos. Los millones pesan hoy, pero la historia lo hace siempre. Creo que lo de Mallorca servirá para que pueda entender mejor la vida y a las propias personas que la protagonizan. A pesar de todo que la afición animara hasta el último minuto del partido, algunos incluso con lágrimas disueltas entre la lluvia, es la demostración de la irracionalidad más racional jamás vista por mis ojos en un campo de fútbol. Porque a pesar de no tener sentido, de saber que es un simple y llano deporte, seguimos viajando 700 kilómetros para creer que animando conseguiremos ayudar al equipo. Yo ya no lo creo. Pero sí creo en la afición y me vuelve a entristecer todo este asunto. Turbio asunto que nubla mi mente y que tan sólo consigue repetir las miles de gotas que cayeron en mi cara cuando al Zaragoza las lágrimas le despedían a un pozo sin fondo. Es difícil de creer. Hubiera preferido quedarme allí tirado, en una lluvia perfecta, pero volví, volvimos. Y a lo mejor, culpables por lo irracional, recordaremos aquel 18 de Mayo como un día dulce. Quizá, no deje de ser la prueba de que a fin de cuentas, da igual lo que pase siempre que estés allí para vivirlo. El que no se consuela es porque no quiere, sí, pero los sueños es lo poco que queda de muchos hoy. Todavía mojados por la lluvia de Mallorca. Todavía gritando aquello que no morirá mientras no muramos: Zaragoza no se rinde.

Y, permitidme el lujo, os dejo la canción de la melancolía. O bien, la canción de la Liga.

Vía | Más que Fútbol
Imagen | Clarín

Más que Fútbol ● 2008

11 Comentarios:

Anne dijo...

Es lógico que cuando ocurren estas cosas que no son nada agradables te plantees las locuras que puedes hacer aún sabiendo que puedes salir perdiendo...pero mira lo fácil es estar en lo bueno, en las victorias...(lo que más nos gusta a todos)ÁNIMO!!

Tom dijo...

Lamentable lo sucedido con Zaragoza a pesar de la tremenda plantilla...

Devo dijo...

una lasitma, esto no merecia terminar asi para el zaragoza

a principio de temporada yo lo veia en uefa, pero bueno el futbol es asi

saludos, nos leemos

devo

Eduardo Lázaro dijo...

Volveremos a estar ahí, sin duda. Volveremos a primera y el destino seguro que nos está preparando alguna sorpresa agradable como las numerosas que hemos tenido en estos 6 años en primera.
Volveremos a encontrarnos en la Plaza de España.
Gran y emotivo post Andrés.
Saludos

Juan Monter Solans dijo...

Que pena de temporada, con el equipo que había...

El error de este año debe hacernos fuertes en el futuro.

Un saludo

www.dedomingoadomingo.com

Off Side dijo...

Saludos, Andrès

Lamento mucho lo sucedido al Zaragoza... un post realmente conmovedor, que describe a la perfecciòn la decepciòn de un fracaso imprevisto. A veces las cosas no salen como nos gustarìa, pero ànimo, volverèis, estoy seguro, màs pronto que tarde. Ya veràs.

Gracias por tu comentario y sigue asì.

Un abrazo desde OffSide.

Gonzalo

Anónimo dijo...

Hola Andrés!!ha llegado a mis oidos la existencia de tu blog,soy el primo de cris(valencia)y aficionado del valladolid y como tal estoy orgulloso de mi equipo pero triste por el descenso del zaragoza. La quinta ciudad de españa merece tener un equipo en primera y espero que el año que vienen subais, y que el infierno de 'segunda' no dure mucho. ánimos crack, un abrazo.Miguel.

Pol Gustems dijo...

Qué va a ser de Sergio García, Oliveia, Diego Milito, Zapater, Diogo, Aimar .. etc etc

Lo apuntaba en mi blog al analizar hace unos días los jugadores interesantes de los equipos descendidos de las principales ligas. Esto huele a desbandada masiva.

Saludos!

Dale pelota dijo...

Eso se llama amor por los colores.
Solamente de esta manera puede explicarse tanta pasion de un simpatizante hacia su club, cuando el mismo se esta hundiendo.

Gran post andres. Animo!!

fernando dijo...

Lo único que se salvó esta año en Zaragoza fue la afición. Un abrazo.

Alejandro dijo...

Sigo sin poder explicarme lo que le ha pasado al Zaragoza, no entra en la logica.

Un abrazo y palante.

http://pasionsevillista.blogspot.com