martes, 29 de abril de 2008

No hubiera sido más que un espejismo (Manchester United 1 - 0 Barcelona)


Andrés Pérez | Suele haber dos tipos de elminatorias cruciales. Las que son emotivas, desesperantes y absolutamente conmovedoras, aquellas que pasaran a la historia, y las que por lógica y en esencia no dejan de ser dos partidos mediocres pero aderezados por el drama de una posible eliminación. Tendemos a disfrutar las primeras, tendemos a soñar con las primeras, pero olvidamos de vez en cuando que las segundas suelen ser más habituales. Acostumbrados a las grandes gestas, olvidamos que no todo son heróicas demostraciones humanas de cómo superar la adversidad. Olvidamos, que, en realidad, sigue siendo fútbol, o lo que quizá se adecue más a este tipo de eliminatorias, sigue siendo jugar con los sentimientos de una afición y con el dinero de un empresario, lo primero para gracia de todos y lo segundo para desgracia de los mismos. Decía que tendemos a olvidar aquellas que son eliminatorias en sí mismas, pero Manchester United y Barcelona se empeñaron en proveernos del dudoso honor de contemplar una más, la última, la definitiva antes de la batalla final en la fría Moscú.


Si algo por los anales de la historia del fútbol es obvio como el propio fútbol mismo es que para marcar algún gol es necesario crear cierto disparo a donde el arquero alcanece o no, dependiendo de la habilidad de lanzador y parador. Los ingleses, por regla general, no especulan y tienen el disparo a puerta como uno de sus principales objetivos cuando saltan a un campo de fútbol. El Barcelona de Rijkaard nunca se preocupó mucho por tan endeble aspecto. Preocupados por la estética jamás dieron importancia a la definición, a la esencia del fútbol, al gol; y en tiempos de vacas flacas se nota. Cuando la estética vuela como volaron los títulos antaño, cuando el buen juego sucumbe ante la apatía si no te queda la pegada no te queda nada. Y en Liga puede que sirva, pero en la Copa de Europa, en fortines como Old Trafford ante mitos vivientes como Scholes, estás perdido. El Manchester no era un amigo, no era el Schalke, ni el Celtic. Y al Barcelona, se le olvidó ese aspecto a la hora de planear el partido. Corrijo. No se le olvidó, nunca supo hacerle frente. Ni ayer, ni desde que comenzó la temporada.


Saltó al campo el Barça comandado una vez más por el magnífico Deco. Un tipo hecho de otra pasta, de esa que no se arruga ante las grandes situaciones a pesar de estar vestida de un azul cielo, hecho en teoría "para alcanzar el mismo cielo". Poemas o insultos a poemas aparte, Deco se elevó en Old Trafford por encima de los demás para mandar en el partido ayudado por Messi, jugador que poco a poco adquiere esa esencia de gran jugador determinante en los partidos de verdad. He de reconocer que vivo enamorado de Cristiano Ronaldo, pero un apunte, no apareció. Y van dos. Y puede que este año esté bien, pero la historia graba los partidos grandes, allí donde Messi comienza a brillar cada vez con más, más y mucha más fuerza. Volviendo a Deco, está infravalorado. Es la pieza esencial del Barcelona en el campo y de que juegue él a que no lo haga hay dos o tres galaxias. No digo ya mundos. Dominaba el Barça hasta que el factor Scholes apareció por el tupido césped de Manchester.


Scholes apuntó a la escuadra una bomba inteligente ante la que nada pudo hacer Valdés. Error de Zambrotta (y van) y el factor Scholes que hace efecto. Con la treintena encima y con todo ganado con el club de toda su vida, Scholes es el prototipo de todocampista 10. Por encima de Gerrard y de Lampard, por encima del propio Deco. No olvidemos que cuando todos ellos comenzaban a andar, Scholes ya reposaba de las carreras que efectuaba por los campos de Europa. 1-0 a favor del Manchester en el minuto 20 y el Barcelona, que hasta entonces dominaba pero no tiraba a puerta, desapareció. Probablemente fueron 15 minutos aptos para que el Manchester marcara dos o tres goles más. Sin ningún tipo de problema. Park ji Sung, que corrió unos 1.220 kilómetros (a ojo), se pegó un partidazo digno de estudio. Como Tévez. Como a ratos Carrick o Nani. Entre todos ellos volvieron loca a la zaga culé, de largo lo peor (si es que hay algo mejor que peor este año en el Barça) de toda la temporada.


Se fue al descanso el Manchester dejándose dominar, dos tiros del inefable Deco y un remate a no sé dónde de Milito. Miedo, pero Van der Sar seguía vivo y lo que era más importante, imbatido. Digo vivo porque Brown se empeñó en matarlo. Tras el gol de Scholes el bueno de Edwin recibió un rodillazo fortuito de Brown. Holandés el hombre, duro, no se dejó amedrentar. Pero un par de cantadas con los pies más tarde ,Brown, sin balón de por medio y en una carrera también ¿fortuita?, le pegó otro rodillazo en la cabeza al pobre hombre. Inexplicable o no, quien mandaba al final de la primera parte no eran otros sino los de azul, los que nunca son bienvenidos en old Trafford, el rival, en este caso el Barça.


Realmente en la segunda parte hubo poco más que contar. Suena triste para la parroquia culé pero es así. El Manchester salió a merendarse al Barcelona y casi lo consigue tras un par de buenas jugadas de Park, Tévez, Evra e incluso una del desaparecido, dormido y desmotivado Ronaldo. O excesivamente motivado, quizá, da igual, el problema seguirá siendo el mismo, se anula a sí mismo en cada partido. Extraño fantasma persigue al portugués, fantasma, que ha de atrapar si no quiere caer en una frustración alarmante para su futuro como futbolista. Está muy bien golear al Reading, pero llegada la hora de la verdad no hay que apagarse. Messi no se apagó, ni Deco, y entre los dos tiraron hacia arriba de un Barcelona que se ahogaba en su poca capacidad de maniobra. El resto del segundo tiempo fue para lanzarlo al cubo de basura antes de pasar por la televisión. Un par de tiritos de Henry, que no hizo nada, otro par de Deco, alguno de Messi y ya no sé si recordar si otro de Iniesta. No importó, el Barcelona no marcó, ni con Bojan en el campo, al que 17 años le impidieron ser titular como tantas otras veces. Antes debería haber salido Bojan para hacer algo interesante frente a un Eto'o frustrado. El árbitro finalizó el encuentro con Valdés en el área de Edwin. Llorando (que vien valdría aquello de: No llores como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre -palos feministas en comentarios, por favor-). Como Puyol. No sé muy bien hasta qué punto se hizo justicia, si con una temporada o con el juego mostrado en una eliminatoria. No sé hasta qué punto somos capaces los mortales, o los espectadores, de calibrar quién merecía más que el otro la final. Supongo que Scholes. Supongo que también Messi. Sea como sea da igual. Quien espera es el Manchester, y, en parte, gracias a anoche, el Barça no se maquillará y en verano se mostrará tal y como es, sin el espejismo de una final de Copa de Europa. Algo, casi más valioso que llegar a la misma final.

Vía | Más que Fútbol
Imagen | As, Marca, El País

Más que Fútbol ● 2008

14 Comentarios:

diego dijo...

Que mala suerte lo arrincono todo el partido y en un error puntual del italiano ganan una semi y casi una final. El Barça no tuvo nada de pegada.
un saludo y animo a los cules

linea de cal dijo...

Pero es que no es cuestión de maquillaje, es cuestión de que se extirpe el cáncer del Barça de raíz, empezando por Laporta, pasando por Txiki, Rijkaard y terminando por una banda de jugadores. Muchos de ellos nos han dado 2 ligas y espectáculo y se lo agradecemos. Pero no podemos consentir que un campeón del mundo como Zambrotta nos venga tomando el pelo desde que llegó y ayer cometa un error de patio de colegio. Coincido contigo en lo de Deco y ya lo dije en la ida que ha sido clave para la ligera mejoría de este Barça. Me da lástima que ninguno de sus tiros desde fuera del área cogiesen camino a portería, porque entonces otro gallo cantaría. Me gustaría haber visto una eliminatoria más abierta, pero entre que el Manchester sabía de la ingenuidad del Barcelona, los del Barça no hicieron más que marear la pelota como bien Ferguson sabía. La clave también ha estado en que los Tévez, Park, Nani o Cristiano defendieron tanto como el comandante Ferdinand. Qué gran defensa del ManU, que chequeando la clasificación de la Premier sólo han encajado 21 goles en 36 partidos. Por Scholes, Giggs y el abuelo Ferguson merecen ganar la Champions. A no ser que se enfrenten a los red "beattles", pues entonces estaré del lado de Benítez. SALU2 cordiales.

Andrés Pérez dijo...

@ Diego

Coincido, pero no lo llamaría mala suerte. Sino inoperancia.

@ Refor

Con el maquillaje me refería a que de haber pasado a la final, hubiera sido precisamente eso, maquillaje. Casi no hubiera sido bueno ya que hubiera provocado que se maquillara una desastrosa temporada. Llevas razón, el Barça ha de extirpar el cáncer, pero más allá del juego del Manchester, más allá de su racanería en ocasiones alarmante, se esconde el verdadero logro de Ferguson. Desesperar al Barça. Particularmente creo que por parte del Manchester todo estaba absolutamente planeado. Por parte de Ronaldo... va a ser que no.

Un abrazo.

Pol Gustems dijo...

Todo lo que me has comentado es cierto. Ahora bien, en ningún momento digo que el Barça debía pasar a la final. Únicamente he recalcado que, a mi juzgar, el juego desplegado por el Barcelona es el bueno, el que me gusta, el de posesión del balón y que quizás este estilo de juego es (para mí) el que debe prevalecer y el que merece estar en las grandes citas.
¿Qué ha pasado con el Barça? Que no hay velocidad arriba, se ha perdido, y con ello, las ocasiones y los goles. (hablo de la eliminatoria, dónde la actitud ha sido la correcta, a dosis general hay muchos otros aspectos).
Quizás el Arsenal esta temporada haya sido el equipo que mejor ha equilibrado posesión de balón con rapidez y eficacia arriba.

En cuanto a tu post, hay algunas cosas que quisiera comentar:

- Es cierto que Zambrotta falló, sin embargo, creo hizo un gran partido (¿Qué hizo Ronaldo? Ser desquiciado por Gianluca) y está cuajando un buen final de temporada.
- En cuanto a las alavanzas a Park Ji Sung y Tévez, Nani y Carrick, estamos en lo mismo, son diferentes modos de verlo. Tu valorarás que hayan corrido mucho, hayan sido muy importantes para el equipo y que se hayan vaciado. Su labor fue imprescindible. Hicieron lo mismo (o les dejaron hacer) que hubiera hecho Gattuso. No recuerdo ninguna intervención de mérito de ninguno de los dos. (Salvo un tiro de Park y un remate de cabeza de Nani). No coincido en que la defensa azulgrana estuviera mal. (1-0). Simplemente, la del United estuvo mejor.


Resumiendo, creo que aciertas en que el pase del Barça a la final quizás hubiera perjudicado más que ayudado. Se han de cambiar muchas cosas. No me gustó el juego del United (aún siendo muy efectivo y merecer estar en la final)

Saludoss!!

Juandi Mora dijo...

Suelo huir del oportunismo, pero si tengo simpatía hacia el Machester United (anterior a la contienda con el Barça) es porque en este equipo juega Paul Scholes. Desde niño (que lo fui)me gusta las trazas de fútbolista de este hombre, la implicación, su llegada al area y su calidad. Testigos tengo que pronóstique que Scholes marcaría desde fuera del area, aunque también dije que llegarían tres goles más: Otro de Scholes de cabeza (forofismo se llama), uno de Cristiano Ronaldo de jugada personal (iluso de mi enamorado del portugués) y otro de Carrick de churro. Sólo acerté uno, claro está que no me gano la vida como vidente.

Sea como fuere, partidazo del coreano y de Evra, que me parece un pedazo lateral ya desde su temporada en el Mónaco.

No decir más que, voy con el Liverpool y diré más, gol de riise y del niño torres.

Un saludo

Jesús Sousa dijo...

Ayer vi a un Barcelona que intentó más que otros dias, no me desagradó. El Manchester es justo finalista, pero el Manchester no se comió a nadie como todos preveian al conocer esta eliminatoria, la cosa anduvo igualada. Que golazo de Paul Scholes. Messi estuvo mejor que Cristiano.
Un saludo!

Andrés Pérez dijo...

@ Pol

No valoro solamente lo que han corrido, que también. Tévez no perdió ni un solo balón en todo el encuentro y además de correr Valdés hizo una parada de mucho mérito tras un disparo del propio Tévez. Para mí Gattuso jamás habría hecho lo que Park, Tévez, Nani o Carrick hicieron ayer. Gattuso corre mucho, corta y sabe luchar, pero de ahí a dar dos pases seguidos decentes hay un paso, y estos del Manchester saben hacerlo descaradamente pienso yo.

Coincido en lo de Zambrotta, para mí jugó un magnífico partido pero no así su temporada. ¿Buen final de temporada? No lo niego, pero no es ni mucho menos el Zambrotta que conocimos antaño. Y en teoría se le fichó para eso, pero de todas formas no es el peor de la defensa del Barça. Es cierto que en el partido contra el Manchester no lo hizo mal, pero yo sigo repasando la tempoarada. En realidad mi análisis se centra en lo mal que ha estado el Barça todo el año, y herencia de esa mal preparación o como lo quieras llamar, es la eliminación de ayer por parte del Manchester. Milito y Puyol estuvieron sobrios, sí, pero el resto del año no, y aunque no hicieran mal partido la sombra de una temporada siempre es demasiado alargada y suele oscurecer momentos de lucidez.

Coincido en que el juego bonito es el que luce, el de toque. Pero cuando ese juego espectacular de toque (si sale, como le salía al Barça hace dos años y era el mejor del mundo) se convierte en un mareo insoportable y aburrido en manos de un equipo desmotivado y sin ideas claras. Es lo que le ha sucedido al Barça durante toda la temporada. Amparados en la bandera del juego y del toque lo han intentado y les ha salido un vil o cruento esperpento de la obra inicial del Barça.

Por otro lado entiendo que no gustara el juego del United. De hecho a mí no me gustó en absoluto, me decepcionó, pero de verdad que sigo pensando que Ferguson lo planeó así. Le puso el caramelo (balón) al Barça en la mano pero no le dejó llevarselo a la boca, desesperando a todo el equipo con una portentosa defensa. Sinceramente no creo ni por asomo que el Manchester juege así en Moscú, principalmente porque ni Liverpool ni Chelsea se parecen en absoluto al Barça.

Un abrazo!

Álvaro dijo...

Fue una pena,Barsa y Man U podíán haber dado más espectáculo,el Barcelona lo intento ofrecer pero el Man U no tanto.

Un saludo,suerte al Barcelona en las próximas ocasiones.
www.hablemosdfutbol.blogspot.com,¿te gustaría intercambiar links?Si aceptas pasate por mi blog y escribes un comentario aceptándolo.

Pol Gustems dijo...

Estamos de acuerdo con lo de Tévez, Carrick, etc. Yo he puesto el ejemplo de Gattuso sólo queriendo aferrarme a la idea de que el juego en general del Manchester fue el que fue. (sobretodo, en la ida) Obviamente que los del United tienen mucha más calidad que Genaro. Sólo pretendía indagar en qué su juego se asimiló más a lo que podría hacer un equipo italiano que al que si Ferguson y Queiroz les hubieran dejado habrían podido ofrecer.

Con respecto a la actuación de la defensa del Barça, estoy de acuerdo contigo también (de echo lo estamos en todo, sólo que con matices). Si como has dicho, te referias a la actuación global de la temporada, está claro que no se ha estado a la altura. Zambrotta no ha sido el de la Juventus (me lo recordó en Old Trafford), Puyol ha perdido velocidad, de Milito no tengo quejas y Abidal no ha acabado de demostrar lo que puede dar.

Creo que la clave de la no culminación del juego que practica el Barça es la pérdida de velocidad arriba.

En cuanto al juego de desplegó el Manchester, sí, es lo que quisieron hacer y las instrucciones eran claras. Ahora bien, creo que de jugar de tú a tú la eliminatoria nos habría dado una idea más clara del potencial comparativo de los equipos, y habríamos visto dos partidos espectaculares.

Saludos!!

DRJ dijo...

El Manchester teniendo bajas importantes como Vidic o Rooney y jugando a medio gas hizo lo justo para quitarse de en medio al Barcelona. El Barcelona hizo lo mejor que puede hacer ahora mismo y fue incapaz de superar a los ingleses. Para mi el Manchester este año tiene pinta de doblete si el Chelsea no lo remedia.

Un saludo de http://cibermadridista.blogspot.com

Alejandro dijo...

Un Barca falto de épica y de arrebato, apagado, condenado por el extravío de los fantásticos. Un Barca que lleva cuatro partidos sin marcar, rara vez puede llegar a ningún sitio, y menos a una final de la Copa de Europa. Al Manchester United solo le bastó con el gol de Paul Scholes, el trabajo impresionante de Park y de Tévez y la jerarquia defensiva de Ferdinand, ante un equipo superado por la liturgia del encuentro, por la solemnidad del campo y por la fiebre del rival, entregados exclusivamente a Messi, que se ganó el derecho a ser la piedra sobre la que se edificará el futuro equipo.

Eduardo Lázaro dijo...

Ya han pasado las semifinales y podría decirse que la temporada para el Barça. De lo que se haga de aquí a Septiembre dependerá en gran medida lo que será la próxima temporada. Aún le queda por lidiar en unas cuantas "finales" dentro de casa. Por lo demás, seré sincero; no sólo quería que pasase el Barça (siempre es bonito tener a un equipo español en una final europea) si no que para mí lo mereció.
Un saludo!

Andrés Pérez dijo...

@Drj

Hay bastante de cierto en ese análisis. Visto de esa manera, un malísimo Manchester eliminó a el mejor Barça de la temporada, lo cual no dice mucho en favor de los culés.

@ Alejandro.

Amén amigo, amén.

@ Eduardo

Insisto en lo mismo, caeríamos en un dilema al intentar descifrar quién merecía más ganar esta eliminatoria. El Manchester tuvo cruces complicadísimos y el Barça los tuvo regalados prácticamente. Era un milagro que este Barça llegara a Old Traffor pero llegó por la suerte de las bolas. Y a nivel de temporada era el Manchester quien de largo lo merecía. Pero, en el computo de la eliminatoría, a nivel de calidad mostrada en el terreno de juego es cierto que el Barça mereció pasar a Moscú. Si alguien es capaz de afirmar sin dudas qué pesa más, si una eliminatoria o una trayectoria durante todo el torneo, que no dude en decirlo. Yo, encantado de escucharle.

Carrusel Deportivo dijo...

Al Barça le volvió a faltar el gol, aunque le pusieron ganas. Qué se le va a hacer.

Saludos.