miércoles, 26 de noviembre de 2008

20.45, quinta jornada | Heróica bajo la nieve (?)

Andrés Pérez | Bielorrusia, en ruso, significa literalmente Rusia Blanca. Interesante acepción, dirán ustedes. Poco meritoria, alegarán. No les quitaré la razón. No tiene ningún mérito comenzar una crónica tan fácil con un dato tan inverosímil a la hora de hablar de fútbol. Dejando a un lado las metáforas literarias a las que tanto se da Más que Fútbol la frase inicial de este post no deja de ser una obviedad comprobable en cualquier enciclopedia del mundo. En resumidas cuentas, no tiene mérito. Es fácil, es poco original, suena repetitivo. El Real Madrid fue inmensamente superior al BATE Borisov, el mejor equipo de la paupérrima liga bielorrusa, la liga de la blanca Rusia. Resultó tan obvio el partido, resultó tan previsible, tan exigible para el equipo de Schuster que se desarrollara tal y como se desarrolló que ni la excusa del frío sirvió para paliar los últimos diez minutos de dominio bielorruso e incordio en el área madridista. Tan inocente tal incordio como el propio BATE. El dato con el que este post se inicia no tiene mérito. Que el Madrid ganara ayer 0-1 y se clasificara para los octavos de final de la Copa de Europa, tampoco.

Comienzo así, beligerante, porque temo ya los comentarios de los forofos que escriben en periódicos madridistas. Los temo al escuchar la radio y los temo al leer las palabras de Calderón. Me alegro por el pase madridista, de verdad, pero no comparto la visión tan optimista de tal consecución. Afirma Calderón nada más terminar el encuentro que el Madrid ha vuelto a la senda del año pasado, por otro lado la misma que sucumbió ante el Roma. Da igual que la memoria de Calderón sea tan escasa como su habilidad a la hora de frenar sus impulsos y da igual que fuera el BATE Borisov quien estuviera delante. El Madrid jugó bien, trianguló con orden y en defensa no sufrió a excepción de los últimos diez minutos, pero eso no es ningún síntoma de recuperación ya que incluso bajo mínimos es lo único que se podía exigir al equipo de Schuster. Dominar a un invitado en competición europea, a un equipo de cuarta fila cuyo honor intenta sustituir su falta de calidad, normalmente con nulo éxito ante equipos de reputada historia y amplio presupuesto. Dirán que nunca alabo nada de lo que haga el Madrid. Si es así se debe a que al Madrid, por historia, presupuesto y jugadores se le debe exigir más de lo que ofrece. Es más, un 0-1 en Minsk me parece parco. Burdo. Aburrido. Mediocre.

Repito que el partido fue bueno por parte del Madrid. Guti y Sneijder manejaron a su antojo a un centro del campo de la blanca Rusia tan desorganizado como falto de calidad y entrenamiento táctico, y a partir de ahí el camino estuvo despejado más allá de la nieve que lo rodeaba. Más aún tras el gol de Raúl, el enésimo en competición europea, que despejó cualquier duda por si alguien creía que el BATE tenía recursos suficientes como para poner en aprietos al Real Madrid. El equipo de Schuster salió concentrado, sabedor de sus posibilidades y de sus responsabilidades, y no falló. No tiene más mérito que el de cumplir la obligación de ser superior cuando tu propia idiosincrasia te obliga a serlo. A pesar de que el Madrid siempre fue mejor, a pesar de que las escasas internadas en el área de Casillas nunca depararan un disparo a puerta del rival, a pesar de la solvencia de Pepe atrás, si hay algo achacable al partido de ayer fue la falta latente de un delantero que, a la hora de la verdad, saque las castañas del fuego. La hora de la verdad entendida, claro está, como la hora en la que ganar deja de ser una obligación y se convierte en un auténtico logro. Hablo de los cuartos de final, de las semifinales, allí donde Raúl tiene que resucitar realmente, allí donde Heinze debe despertar, allí donde Guti debe tener los galones que jamás ha tenido ante las citas importantes.

Con todo esto no pretendo criticar al Madrid de anoche, sino a toda la parafernalia que rodea a los púlpitos madridistas cada vez que el equipo vence en Europa y a lo sumo Raúl consigue marcar un gol. El Madrid tiene síntomas de mejora evidente como supone la llegada de Sneijder y Pepe, pero se plantean serias dudas ante la escasez de delanteros que suplan con garantías a Van Nistelrooy e Higuaín. Una lesión del segundo más la ya conocida del primero han deparado un balance desolador: a pesar del tanto de Raúl el Madrid ha desaprovechado de manera lamentable como mínimo tres contraataques claramente aprovechables. La delantera sin los dos delanteros anteriormente citados no da la talla. A pesar de las machadas de Raúl. amén del esfuerzo por dejarse notar de Saviola. Queda por ver qué sucedera cuando el mal llamado Tourmalet de la Liga le llegue o el rival de octavos en Europa sea conocido. Entonces se calibrará de nuevo el nivel del Madrid. Entonces tocará aplaudir si vence, entonces tocará venerar a Raúl si desencaja partidos, será entonces cuando me rinda ante el criterio de Guti y el acierto táctico de Schuster por así decirlo. Pero hasta entonces permitan que no considere las victorias ante el BATE Borisov y el Recreativo dos consecuciones dignas de ser alabadas.

Dejando a un lado el Madrid, el Villarreal empató de nuevo a cero ante el Manchester. Van cuatro. Muy meritorio a pesar de la sensación agridulce que el partido pueda dejar en el aficionado castellonense, acostumbrado últimamente al éxito sin paliativos de su equipo. Es un éxito que un equipo como el Villarreal en cuatro partidos no conceda un sólo gol al Manchester United, tricampeón de la Copa de Europa y el club con más dinero no externo del mundo. Historia pura frente a futuro, y el Villarreal lo ha sabido llevar, lo ha sabido aguantar, lo ha sabido superar. El empate debe saber a victoria, no debemos olvidar quién es el Villarreal -el quién será es más atractivo, pero el futuro siempre está por llegar, a pesar de lo redundante que esto suene- y quién estaba enfrente. El vigente campeón. La victoria en la última jornada ante el Celtic le da el pase al equipo de Pellegrini y un buen partido, a secas, debería bastar para pasar a la siguiente ronda. De hecho ya lo consiguió en Escocia el año de Riquelme. Aunque fue con Forlán y ante el Rangers.

Vía | As, Marca, Más que Fútbol, Wikipedia
Imagen | Marca

Más que Fútbol ● 2008

7 Comentarios:

Devo dijo...

Un bostezo el Villareal-Manchester, el empate les sentaba bien a los 2 y asi fue. Y otra vez Raul para salvar las papas, cuantos goles perdio el BATE!

Un saludo!

Devo

El Balón Europeo

POST: `` Pues así lo veo yo, Arsène ´´

Nicolás dijo...

Coincido con respecto al Real Madrid. Esta claro que el equipo evidencio algunas mejorias, sobre todo en cuanto a determinacion y caracter, pero tambien es real que el Bate es un rival de cuarto orden. Esperemos un poco...

Del Villareal-Manchester mejor ni habalr. Cuarto 0-0 consecutivo. Nunca lo vi.
Un abrazo Andres.

PD: Por cierto, qie paso con tu articulo? jeje...

www.dalepelota.blogspot.com

Andrés Pérez dijo...

@ Devo

Bueno, otra vez otra vez... No recuerdo un partido de importancia salvado por Raúl en los últimos cinco años... Básicamente porque ningún partido de importancia en Europa lo ha sabido solventar el Real Madrid.

@ Nicolás

Es cuestión de esperar. Aunque reconozco a su vez que la crónica puede parecer ventajista en el sentido de que el Madrid ayer tenía poco que ganar y mucho que perder. Es decir, ganando no le iba a reconocer el mérito por ser su obligación y perdiendo le hubieran caído palos por cualquier lado. Algo parecido a lo de Acasuso contra Verdasco el Domingo...

Juan dijo...

El partido del Villarreal-Manchester fue muy aburrido, me esperaba algo más de ese partido.

En cambio, el Real Madrid ganó con la ayuda divina y jugando a su "fútbol tan especial".

Un saludo.
El marcador deportivo

DRJ dijo...

La directiva del Madrid lleva dos años intentando vender una burra que nadie quiere comprar. Se deben pensar que somos tontos y todavía andan diciendo que si el equipo es de los mejores y todas esas mamarrachadas, cuando la realidad es que palman contra un 2ªB y les dan primas por ganar partidos contra equipos como el Recre o el Bate. Sencillamente lamentable.

Yo vi en el Madrid una leve mejoría, principalmente de actitud en la primera parte. No es nada significativo por lo débil del rival pero bueno, creo que las sensaciones que se transmitieron en la primera parte fueron mejores que las de las ultimas jornadas.

Un saludo de cibermadridista.blogspot.com

Pablo Orleans dijo...

Que los altos cargos del Madrid digan lo que quieran, que se confíen si eso les consuela, que piensen que van por el buen camino,... que la hostia será más grande.

Hasta que el Madrid no juegue cinco partidos seguidos, por lo menos, a la mitad de nivel que otros equipos españoles o europeos y gane con solvencia y decisión los mismos, no creo que sea capaz de convencer a un público madrididsta muy mosqueado últimamente.

Como bien has dicho, la última vez que el Villarreal ganó en Escocia, fue ante el Rangers y con Forlán y Riquelme.
No lo digo porque falten estos dos jugadorazos, sino porque no me compares al Rangers con el Celtic...

¡Mucho Celtic!jejeje...!
Saludos!

Orly dijo...

Andrés; Esta vez te rebato en casi todo fútbol, ... Por no repetir comentarios.... y porque no pienses que te ataco demasiado vertical... jajaja Abrazos.