jueves, 13 de noviembre de 2008

Y digo yo | ¿La copa es ilusión, o la ilusión es la Copa?

Juandi Mora | Me acerco a ustedes señores que saben de esto de la pelotita de cuero y de hombrecillos con pantalón corto después de tanto tiempo, para preguntarles una cosa que no me deja dormir la siesta en el sofá, como siempre hago viendo los documentales de la 2. ¿Realmente es tan poco atractiva la Copa del Rey española como para que los clubs grandes la insulten de tal manera? Me explico intentando abrirles y exponerles mis ideas, surgidas de un mal sabor de boca como aficionado al fútbol y una jaqueca como madridista. Estamos ante la segunda competición futbolística de nuestro país, estamos ante una razón más para demostrar quien es el mejor, quien se lleva el trofeo, pero sin embargo, lo que yo veo, desde mis ojos de crítico compulsivo, es una milonga importante donde se ningunea a los equipos pequeños y a los pequeños que van a ver a sus equipos.

Un chaval de 6 ó 7 años al que le dice su papa que viene el Barça o el Real Madrid a su ciudad, que se pone esa camiseta de Eto’o o Casillas (diría Raúl, pero Casillas está de moda entre la chavalería) y llega al campo habiéndole dicho a sus amiguitos que va a ver a su ídolo; llega al estadio y tan solo se encuentra unos suplentes que van desganados a esa pequeña ciudad, como si de un castigo se tratase, con el único objetivo de pasar el trámite y volverse a casa lo más rápido posible para ver terminar el último capítulo de Sin tetas no hay paraíso o la expulsión de Fulanito Gutierrez de Gran Hermano, mientras que nuestro joven amiguito le pregunta a su papa que cuando sale el que mete los goles o el que levantó la Copa. Señores, la Copa tal y como está concebida no es más que la llegada de la ilusión a ciudades que no ven fútbol de primera, es la búsqueda de la épica de los equipos pequeños, y esta ilusión la destrozan unos equipos que aspiran a todo pero que su ego es más poderoso que su ambición. Este ego hace ningunear a un equipo, a una ciudad y una afición que grita, juega y se deja la piel en el campo porque viene el equipo grande. Todos los equipos dicen que la Copa es un trofeo importante con la boca pequeña. Claro que es importante, el Real Unión de Irún está de fiesta y el Ejido también. Díganme, ¿es importante o no?

Vía | Más que Fútbol, As
Imagen | Marca

Más que Fútbol ● 2008

3 Comentarios:

Eduardo Lázaro dijo...

La Copa es importante cuando se gana e insulsa cuando se pierde. Ningún equipo, por grande que sea, en caso de plantarse en la final o de ganarla saldría diciendo que es un trofeo de segundo orden. Sin embargo, cuando equipos de una o dos divisiones menos se te suben a las barbas... es más difícil de digerir el proceso y hay que echar mano de la demagogia y de la descalificación sistemática de, como a dicho Juan Diego, la segunda competición oficial de España.
Un saludo!

Devo dijo...

A mi me parece atractiva, sobre todo cuando se acercan los cuartos, creo que alli los equipos le empiezan a dar importancia. Recordemos que puede ser un ''bombero'' como trofeo, como paso con el Valencia la temporada pasada.

Un saludo!

Devo

El Balón Europeo

POST: ``La importancia de anomenarse Cirilo Amorós´´

Pablo Orleans dijo...

Hace pocos días estuvimos debatiendo sobre este mismo tema.
Entonces recuerdo que mucha gente pensaba que la Copa del Rey, la de 'nuestro' monarca, la del K.O., es ninguneada por muchos de los 'grandes' de España y por algunos 'pequeños', que se dedican a sus quehaceres domésticos (Liga BBVA) o a los comunitarios (UEFA o Champions).
También recuerdo que se ponía como ejemplo las copas inglesas, donde los jugadores salen 'a matar' y se dejan la piel en el verde, y la afición llena estadios, canta los goles como en la Premier y sufre o disfruta tanto como en Europa (Competiciones europeas).
Allí, en Inglaterra, los 'grandes' también utilizan a sus reservas, a los que menos cuentan y a los juveniles... por cierto, muchos.

Pues bien; la diferencia entre los equipos ingleses y los españoles, no es que no jueguen sus estrellas (esas que el día que les da por no jugar hacen el ridículo contra equipos de Segunda B) y el niño de turno se pregunte dónde está Messi, Casillas o Villa, sino que el correspondiente niño inglés está esperando la victoria de su equipo, juegue quien juegue, se llame Gerrard, Adebayor o... Vela.
Lo que importa es que tanto el equipo como la afición van a una, a los tres puntos o a su semejante paso de ronda.
En España, ni equipos ni afición van a una, y eso se nota.
En los partidos el ambiente es frío y el juego malo; una pelota que se agranda conforme pasan los años.

Un saludo!