jueves, 30 de octubre de 2008

La Copa, la defenestrada Copa

Andrés Pérez | Como decía mi compañero Pablo en su blog, no es turno para los equipos pequeños en la Copa del Rey. Me apena, como me apena que una competición antaño preciosa y emocionante se haya convertido en lo que es hoy, el segundo plato de los equipos de primera, estén por arriba o deambulen por abajo. Da igual, la Copa no es el objetivo primordial para nadie a estas alturas. Temo que ni siquiera para los equipos de Segunda, quienes hace años que dejaron de soñar con llegar lejos en una competición inexplicablemente dinamitada por todos, desde Villar hasta el último entrenador de cualquier equipo de Primera División. El actual formato, con eliminatorias a ida y vuelta, no da lugar a sorpresas, y por tanto, no da lugar a la esencia de un campeonato pensado para que lo gane quien más se lo merezca, sea el mejor o no. Observo el torneo de al FA Cup en Inglaterra y sospecho que todavía tenemos demasiado que aprender de los ingleses a nivel futbolístico. En todos los aspectos. Allí la FA Cup no es una competición secundaria donde acudir a secarse las lágrimas de Europa o del torneo doméstico, sino el broche de oro a una buena o mala temporada. Es un objetivo más, primordial y especial para el aficionado. Aquí, para algunos, no deja de ser un incordio absurdo.

Hablo de los equipos grandes, quienes acuden a campos de Segunda y de Segunda B cansados, sin ilusión alguna y con el ferviente deseo de que la competición termine cuanto antes. Tan sólo hay que fijarse en el dubitativo Villarreal, que ayer, lejos de vencer holgadamente a un humilde Poli Ejido, recibió una manita de humildad y una lección de cómo un equipo pequeño no debe olvidar sus orígenes. El Villarreal deambula ya por Europa y por la Liga con el comportamiento de un equipo históricamente ganador. Y en absoluto lo es. Ante el Aalborg creyó tenerlo todo hecho antes de empezar, y ante el Atlético creyó haber vencido antes de terminar el partido. Ayer, ante el Ejido, creyó lo mismo que ante el Aalborg, pero, gracias a la magia de la moribunda Copa, cayó con cinco goles de diferencia. Merecidamente. Quizá el ejemplo del Ejido anoche espolee al resto de equipos, tanto de Primera como de Segunda para tomarse un poco más en serio el torneo. Los primeros para no ser humillados y los segundos para soñar con cualquier cosa, idílica o no. A pesar de todo, el verdadero motivo por el que la Copa yace medio muerta en la cuneta de las competiciones que nadie quiere jugar -como la Copa Confederaciones a nivel de Selecciones- es la desidia de la Federación en crear un ambiente de emoción, en el error de la misma y de los equipos grandes por promover un torneo a ida y vuelta.

En Inglaterra, por ejemplo, las eliminatorias son a partido único. Hasta la final. La presión de los equipos grandes por no caer humillados provoca que no se reserven en exceso ante cualquier equipo, de primer nivel o no, y la ilusión de jugárse el todo o nada en un partido de los pequeños provoca una motivación extra y una dificultad añadida para los equipos más poderosos, de tal manera que, llegado el momento, el aficionado contempla feliz un espectáculo único, el del torneo más antiguo del mundo, el del mejor torneo que se pueda ver en un país. David contra Gholiat a una batalla. No se puede pedir más. Entiendo que determinados campos de Segunda y Segunda B no son los más adecuados para los señorcitos de Primera División, temerosos de una encerrona o de las dichosas lesiones. Entiendo a su vez que la verdadera diferencia entre el fútbo inglés y el resto del planeta es el nivel de sus categorías inferiores -contemplar un partido de la Tercera División inglesa, con un campo de 15.000 personas abarrotado, es un espectáculo único- y entiendo especialmente que esto no son las islas británicas. A pesar de todo ello, a pesar de ser diferentes, algo de interés por este maravilloso torneo, más allá del puro económico, no le vendría mal al fútbol nacional. Para recuperar la esencia. Para conseguir, algún día, parecernos a los ingleses.

Vía | Casi todo fútbol, Público
Imagen | Blog de Fútbol, Marca

Más que Fútbol ● 2008

8 Comentarios:

Miki dijo...

Es una pena que se haya llegado a esto. La Copa antes era un torneo prestigioso, que además tenía un aliciente más: clasificarse para la Recopa, otro torneo de prestigio. Ahora da acceso directo a UEFA, un aliciente bueno para equipos de media tabla, pero no para equipos punteros. Ahora quieren que en vez de UEFA sea Champions... da igual.

Y da igual porque la Copa no debería tener ningún aliciente más que el de agrandar un palmarés o el de inscribir el nombre de tu equipo en el trofeo y en la historia de este.

Yo confío este año en Pep Guardiola, que me parece un entrenador que no va a tirar la copa, y en que algún que otro entrenador reflexione sobre ello.

Del sistema... mejor no hablo, porque es penoso, al menos estas rondas.

Saludos!!

No, gracia a vo´ dijo...

La Copa del Rey ya no motiva y parece perder valor edición tras edición.
El actual formato esta hecho para que los grandes equipos disputen las instancias definitorias y de esta manera asegurar el negocio. N oes lo mismo que la semifinal la juega el Madrid a que la juegue el Alcoyano por ejemplo. Una lástima.
Y si, en este aspecto hay que imitar a los ingleses.

Saludos,

Migue

Nicolás dijo...

Estamos de acuerdo. Es una lastima que una Copa como esta, con tanta tradicion, haya llegado al punto de ser desprestigiada por todos.
Lo del formato tambien es real y esta hecha para favorecer a los equipos grandes, que a su ves sufren el torneo es vez de disfrutarlo.

PD. Este sabado vuelve DALEPELOTA, con nuevas cosas por descubrir. Por cierto, te mandare un e-mail para hacerte una propuesta.
Un saludo Andres.

www.dalepelota.blogspot.com

Pablo dijo...

Qué voy a decirte yo que ya no sepas...

No es el año de los pequeños, como ya escribí en Casi Todo fútbol.
Y es una pena.
En mi opinión es una pena que se tenga que acudir a este tipo de sistema eliminatorio para que los 'primeras' lleguen al final. Eso demuestra el nulo interés que tienen los clubs grandes por este trofeo.
¿Dar de premio la Champions en lugar de la UEFA?
Ayer escuché a José Ramón proponiéndolo en 'El larguero'.
Quizás sea un buen método, pero eso sí, dándoles oportunidades a los 'pequeños' haciéndolo a partido único -en casa del de menor nivel-; de este modo, a lo mejor podemos ver más espectáculo con los primeras y sus plantillas de lujo en campos de Segunda, Segunda B o incluso (y esto es mucho decir, creo yo) Tercera.

A ver qué pasa.
De momento, Poli 5-0 Villarreal.

Un abrazo amigo...

Ya sabes...
http://casitodofutbol.blogspot.com

Eduardo Lázaro dijo...

Apruebo todo lo dicho.

La Copa del Rey está devaluada. Hace falta un cambio de raíz, un cambio que devuelva el interés a los clubs por esta competición...

En caso contrario, el fútbol en España se queda cojo.

Pol Gustems dijo...

Como nos gustaría adoptar el formato de la FA Cup.. o de la Carling.. Si es que allí las tienen a pares..

Saludos!

Andrés Pérez dijo...

Yo veo que el problema radica en la propia idiosincrasia del fútbol español. La Federación está corrupta y aquí los futbolistas no se comportan como tales, sino como refinados bailarines de ballet con todo el respeto para los bailarines de ballet, que no merecen la comparación.

Entre otros asuntos, la inviabilidad a mi modo de ver de un modelo inglés sin que fracase, se debe, en primera instancia, a la ya nombrada delicadeza de los jugadores, quienes no se ven preparados para jugar en barrizales de segundo nivel; y en segundo orden de cosas, por la ausencia de campos en Segunda B merecedores de la visita de un equipo de entidad. Me explico aunque pueda parecer ambiguo: no me parece bien que los de Primera se quejen por todo como tampoco me parece correcto que los de Segunda y derivados destrocen sus campos adrede para entorpecer la calidad de sus rivales.

Aquí es donde tenemos que aprender en gran medida de Inglaterra, en el respeto al fútbol como un deporte honroso y a las tradiciones. Y por supuesto en el apoyo de la Federación a las categorías más pequeñas desde ya. La diferencia entre Inglaterra y el resto del universo no es su primera división, no muy alejada de Alemania, Italia o España, sino sus categorías inferiores, que están a años luz del resto. Un partido de Tercera es un espectáculo, por los estadios y por el ambiente. Aquí para ver un ruinoso partido de Nacional Juvenil te hacen pagar. Lamentable.

Algún día, alguna mente lúcida revolucionará nuestro fútbol a nivel estructural, y quizá nos asemejemos a los ingleses.

Un abrazo a todos!

Andrés Pérez dijo...

@ Pablo

Se me olvidaba responderte a un comentario tuyo que me ha hecho mucha gracia, pero no porque lo pronuncies tú, sino porque lo llevo escuchando siglos en boca de la prensa deportiva. La milonga milenaria de premiar al equipo Copero con la Champions League es un sueño de proporciones bíblicas. Llevo escuchando tal razonamiento desde hace años, en boca de los mismos periodistas que cruzifican al impresentable Villar, pero no creo que algún día con ese presidentillo se lleve a cabo.

La razón es simple. La Copa la puede ganar un Mallorca, un Recre, un Zaragoza, un Osasuna, etc. Pero el cuarto puesto de la Liga lo suelen alcanzar equipos con una capacidad de presión mayor en la Federación, véase Atlético, Valencia, Villarreal, e incluso aunque esporádicamente Real Madrid o Barcelona. ¿Alguien cree que en una temporada que el Madrid quede cuarto y el Málaga gane la Copa, el Real Madrid se quede sin Champions para mofa de los barceloneses? Yo no.

No está de más recordar a la prensa especializada que a España le tocan cuatro plazas en la Copa de Europa, y que para premiar la Copa con tal galardón es necesario que la cuarta plaza quede destinda a la UEFA, algo, que por lo anteriormente dicho, no creo que suceda.

PD: A pesar de todo, yo estaría a favor. Devolvería al torneo algo de emoción perdida.