martes, 25 de abril de 2006

La manera más cruel de acabar (Villarreal 0 - 0 Arsenal)


Los cuentos suelen tener finales felices. Digo suelen, porque no siempre los tienen. Más aún si son de Edgar Alan Poe donde el protagonista acaba muerto de miedo, o la Caperucita Roja que en la versión original acaba en las entrañas del lobo.
Lo del Villarreal en Europa tiene mucho de Caperucita Roja. Llevaba un camino de florecillas rojas, caminos verdes y cestitas con manzanas y ginebra, pero ha acabado en las entrañas de ese lobo llamado Europa. No, el lobo aunque lo pudieran pensar no es el Arsenal, porque esta noche de lobo a tenido lo justo, en ningún momento del partido el Arsenal pareció comerse al Villarreal, más bien al contrario. Entonces si no han visto el partido se preguntarán, ¿Quien se comió al Villarreal?

"Ten calma, ten serenidad y no pierdas la perspectiva". No se donde lo he oido pero realmente es muy útil para un momento como el de ayer en el 89´. Penalty a favor del Villarreal se dispone a lanzarlo Román Riquelme. Tuvo calma (siempre la tiene o por lo menos su cara lo aparenta), tuvo serenidad (porque es difícil verle reír en el campo) pero no tuvo perspectiva. Bueno, la tuvo, pero tuvo más Lehmann, que le paró el penalty.
No hay peor castigo para un jugador de talla internacional que fallar el penalty más importante de la historia de un club. Pocos tienen el privilegio de marcarlo y menos son los que lo fallan, aunque sería injusto decir que Riquelme falló el penalty. Es cierto que anduvo tan perdido en la segunda parte como Caperucita se perdió hacia el vicio y el lobo, pero eso no oculta el recital de juego de la primera parte y del campeonato en general; una parte y un penalty fallado pueden tachar a cualquiera de por vida de ínutil gafado para el fútbol, pero no a Riquelme y menos en Villarreal. Ha hecho tantas cosas bien en el Villarreal que ese penalty no ensuciará su asombrosa trayectoria desde que llegó al club castellonense caído de las alturas engañosas de los años oscuros del Barça. Desde entonces jugó tan bien y jugará tan bien que hasta el Barça si no hubiera sido por Ronaldinho y compañia, lo hubiera repatriado.

Aunque esta noche de Riquelmes y penaltys solo vivía Vila-Real, hubo más jugadores. Grandes jugadores añado. Como dijo Estopa vayamos por partes:
La defensa estuvo pletórica comandada por un seleccionable Quique Álvarez que secó a Henry, bueno, no es
por quitar méritos a Quique, pero el francés se quitó solo ya que se dedicó a andar por el campo como quien tiene la eliminatoria ganada, algo que ni mucho menos tenían.
El mediocampo tuvo un dueño. Es español, y es negro, ¿raro? si, ¿malo? no, es Senna. El solito se adueño del mediocampo a la par que el espléndido Josico que se marchó lesionado. Para dar entrada a Jose Mari, que falló más que acertó pero que provocó el penalty más doloroso de la historia de un Submarino, porque lo peor de estas cosas es que cuando pitan el penalty te ilusionas pero cuando ves que lo fallas tu moral se desmorona progresivamente mientras ves como los aficionados contrarios son los más felices del mundo, el que lo ha fallado se queda con cara de lechuga, y Cesc: chico que no solo pasaba por allí sino que además fue el único que intentó jugar al fútbol en el Arsenal, se alegraba cual chiquillo de 18 años. Anda... Disculpen que se me olvide que tiene 18 años pero es que juega tan bien como uno de 28 incluso mejor que la mayoría de 28.

Si ven que no hablo del partido igual es porque no dió para más, Franco estuvo genial y lloró a la par de lo genial que estuvo, y Forlán no rascó bola el hombre. Es increíble el bajón que ha pegado de un año para otro y como se me había olvidado hablar de los delanteros ya lo he hecho, porque no se crean que hicieron mucho más, ni unos ni otros (Arsenal), solo Franco estuvo bien y tuvo cuatro clarísimas delante de Lehmann.
Por lo demás, el Arsenal defendió con 11 todo el partido, ni una triste contra que lanzaron los gunners, y el Villarreal a lo suyo a tocar, y tocar, y tocar hasta que la muerte los separe de el buen fútbol. Es tal su pasión por el buen fútbol que en el 86´y con 0-0 seguían sin meter patadones. Es admirable ver algo así pero a esas alturas no hubiera estado mal alguno que otro, pero nada reprochable a un equipo que pese a la decepción ha hecho historia.

Recuerden que hay otra versión de Caperucita Roja, y en esa gana el Villarreal, pero esa versión salió años después de la original.

6 Comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante el Villareal e Impresionante tu articulo. Los dos haceis poesia, unos con el balon y otro con las letras.
¡Ojala! el Villareal y Riquelme leyeran tú crónica que seguro se sentirian mas orgullosos y un poquito menos decepcionados de lo que estaran ahora

zaragocista dijo...

Grandisima cronica. Maravillosa de verdad. Soy zaragocista, si kieres pasate x mi blog que lo obtienes pinchando en mi nombre. Un saludo

javi dijo...

pues el titulo del articulo lo dice todo..perfecto.

tb t invito a mis blogs.
un saludo

Michel dijo...

Gran resumen y original de lo que acontecido en el Madrigal.

josepep dijo...

Hola Andrés. Sensacional artículo. Ahora mismo te pongo en mis enlaces. Ya he visto que tú ya me tienes entre los tuyos. Y cómo dices bien: El Zaragoza nunca caminará sólo.

Alex dijo...

sinceramente no me duele lo mas minimo la eliminacion del viyarral y desde luego que les den las gracias a los del arsenal xq si mal no recuerdo ace bien poco el zaragoza se jugaba un descenso en el madrigal y vale perdimos eso es un gaje de este oficio pero lo que no es de recibo es la invasion del cesped para mofarse de los que se caen x el abismo de segunda asi k sinceramente se les sta bien empleado y aplaudir al arsenal x no pagar con la misma moneda que al contrario respeto al rival caido