martes, 9 de diciembre de 2008

No es posible ganar (Jornada 14)

Andrés Pérez | Desde luego que no. No con un equipo descompuesto que funciona a base de adrenalina, no ante un equipazo perfectamente coordinado que funciona a base de la lógica aplastante de Guardiola en el banquillo y Xavi en el campo. El Real Madrid hoy por hoy, y no lo digo yo ojo, lo dice su ex-entrenador, no puede ganar en el Camp Nou. Dicho esto es muy probable que el equipo blanco, fiel a su historia rebelde y tradicionalmente épica consiga llevarse los tres puntos del feudo barcelonista, ya que el fútbol del Madrid y su idiosincrasia actual no atiende a razones, ni a consecuencias, sino a gestas que maquillan una estructura descompuesta —y a juzgar por lo visto en la Asamblea de Socios Compromisarios, corrupta— y un equipo sin rumbo, sin fútbol. Cimentado en la gloria. El Real Madrid lleva tres años practicando equilibrismo sobre un barranco. La suerte, la historia que siempre pesa y la calidad de ciertos jugadores —especialmente notable durante la última temporada— mantuvieron al conjunto en lo más alto del campeonato nacional. Todo eso parece caducar. La suerte es un elemento esquivo, los jugadores marchitan o se lesionan y la historia, no siempre es suficiente. El Real Madrid perdió 3-4 ante el Sevilla en casa. Pero ese es el menor de los problemas, créanme.

Se hunde en un pozo inmenso y lleno de fango en las altas esferas. Tan sólo viendo la Asamblea de Socios Compromisarios uno atisba a comprender la magnitud del problema de la entidad, ya no sólo del equipo. Hablamos de una directiva caciquista, que prentende maquillar su mala gestión con cero críticas, que prentende, digo más, acallar las críticas de la manera más despótica posible. Poniendo buena cara ante el público y la prensa y tratando como la más ruín oposición, el más infiel amante a quienes no creen en Calderón. La gota que colma el vaso no es la censura premeditada. No se engañen. La gota que colma el vaso es la entrada de los energúmenos Ultra Sur en una Asamblea de Socios Compromisarios, de los cuales sin riesgo a la equivocación dudo que haya alguno. Calderón se ampara en los Ultras para maquillar lo inmaquillable y su mandato, más allá de los dos títulos ligueros, pasará a la historia como uno de los más vergonzosos jamás existidos en la entidad blanca. Critica el presidente a Florentino Pérez por marcharse del barco antes de que éste llegara a puerto o naufragara. Él debería hacer lo mismo. O no habrá quien reflote tal petrolero venido a menos.

En este ambiente, tras la vergonzosa Asamblea se presentó el equipo, aquel que determina el estado de ánimo verdadero de la afición, ante el Sevilla. Tal es la desesperación del conjunto que ni siquiera Casillas, hasta la fecha el mejor y más fiable jugador del equipo, responde a las expectativas. Prefiere cavar un hoyo y enterrarlas. Como prefiere hacerlo el Madrid cuando su fútbol siempre se ve superado por el del rival. El Sevilla no fue menos. Kanouté dió una auténtica lección de cómo debe jugar un delantero solitario y al descanso el equipo de Jiménez vencía 1-3 en el Bernabeú. Como a los jugadores del Madrid no se les puede reprochar nada en cuanto a actitud, que no en cuanto a calidad, el equipo de Schuster volvió a recordar aquellas gestas de los dos últimos años y empató el partido en menos de cinco minutos, al inicio del segundo tiempo. El campo volvía a ser un infierno para el equipo rival. No por la épica, ni por la historia, ni por ningun invento extraño que quiera la prensa madridista inventar, sino por Robben, quien hizo de los factores anteriormente nombrados una realidad y no algo etéreo. Sin Robben el equipo hubiera mantenido la misma tónica. Pese a la épica. Pese a la historia.

Cuando el partido era puro espectáculo apareció el árbitro. En Madrid dicen que otra vez. Yo digo que como siempre olvidan cuando se les favorece y recuerdan y lloran amargamente cuando se les perjudica. ¿Alguien tiene en mente el penalty clamoroso de Pepe ante el Huelva que le hubiera dado el empate al Recreativo tras un infame partido del Madrid? ¿Alguien recuerda dos penaltys no pitados al Getafe que hubieran supuesto una humillación histórica? ¿Recuerdas Mijatovic? ¿Recuerdas algo más de lo que te interesa tras tu aire de tipo serio, duro y milimétrico? Sí, el Madrid fue frenado cuando iba a más, en concreto a por un Sevilla despavorido. Pero lo que te quitan hoy te lo darán mañana. Y nadie puede olvidar, más allá del colegiado, la lamentable, infame, indignante actuación de once jugadores mal dirigidos en su propio campo. La primera parte refleja los defectos del Madrid. La segunda las antaño virtudes y ahora escarceos con la gloria. Ni eso basta ya. El duende terminó y cuando el fútbol tiene que aparecer, huye, temeroso de ser ridiculizado en botas de jugadores mediocres en lo puramente futbolístico.

Si el Madrid atraviesa serios problemas —al tiempo que la prensa madrileña pretende maquillar los defectos con los árbitros y los complots— el Barça es su antagonismo. Venció al Valencia por cuatro goles, no titubeó como no ha titubeado en toda la temporada, no encajó un gol y defenestró todo un segundo tiempo. Lo desaprovechó. No dio el máximo y eso debe hacer temer a sus rivales, sean quienes sean. El Barça ha solventado dos de los llamados Pirineos con siete goles a favor y cero en contra. Lleva más de 40 goles en 14 jornadas y tan sólo ha recibido 9. Se muestra intratable dentro y fuera de casa, su fútbol roza la excelencia, sin Iniesta ni Eto'o mantiene un nivel máximo y los actores secundarios, tan patéticos en la Casa Blanca, son magníficos actores dignos de una nominación para el Óscar. Como todo es perfecto y como en el Madrid nada lo es, el próximo derbi lo ganará el Real Madrid. Con nuevo entrenador, Juande Ramos, del que ya habrá tiempo de hablar. Suena a acción precipitada. Una semana antes del derbi. Quién sabe. Queda temporada, el vendabal quizá pase, el Real Madrid quizá se recupere.

En lo que respecta al resto de la Liga, podemos hablar de una de las más prolíficas y espectaculares de los últimos años. Desde la temporada 32/33 —antes de la Guerra Civil— no se marcaban tantos goles a estas alturas de Liga. La Liga, desconozco el porqué, se ha convertido en puro espectáculo, tratando de recuperar el prestigio perdido en los dos últimos años con los equipos medios. Si nuestra Liga es hoy por hoy un espectáculo y una de las mejores en cuanto a calidad no se debe a los dos equipos que han acaparado cuatro párrafos; ni al Valencia; ni al Atlético. Se debe al Getafe, al Racing, al Villarreal, al actual Depor, al Almería del año pasado, al Sevilla de hace dos, a todos aquellos equipos que hacen de la clase media española, probablemente, la mejor del mundo. No debemos engañarnos. Los ridículos de los equipos grandes en Copa de Europa han sido sonados y continuados. Hoy por hoy no hay equipo fácil en la Liga, o no hay uno excesivamente difícil. El asunto es que está tan igualada la competición que cualquier partido es digno de ser visto por medio mundo, dado el espectáculo, la calidad relativa —un término siempre relativo— y sobre todo, la ingente cantidad de goles. Para gracia de uno y escarnio de otros. Escarnio de Osasuna, Villarreal y tantos otros que ven cómo le remontan partidos día sí día también. Ah, el fútbol. País.

Resultados | (pincha aquí)

Clasificación | (pincha aquí)

Vídeo resumen del Real Madrid-Sevilla |



Noticias Relacionadas | Juande Ramos nuevo entrenador del Real Madrid
Vía | As, Marca, Más que Fútbol, You Tube
Imagen | Marca

Más que Fútbol ● 2008

3 Comentarios:

Nicolás dijo...

"Como todo es perfecto y como en el Madrid nada lo es, el próximo derbi lo ganará el Real Madrid".
Pienso lo mismo, aunque esto pueda sonar utopico.

Con respecto a Schuster me parece un desproposito que lo hayan despedido a dias del Derby. No era el momento. Lo de Mijatovic y compañia es patetico.
Un abrazo andres.

PD. te mande un e-mail. Revisalo.

Orly dijo...

Por el bien de la liga, y pese a que ganar en Can Barça le puede dar alas y convertir en oro lo que ahora es 100% pura mierda... Si el Barça le mete mano al Madrid, que sería lo lógico por el nivel mostrado por ambos, la liga va a quedar resuelta en Marzo, pese a lo que diga Pep, el pez Guardiola, que ninguna liga se gana en Noviembre, y menos, la española... Si el Madrid gana en el Nou Camp, quizás lo que ahora es crisis se convierta en euforia, en ganas de ganar, en ganar con ganas, en ganas de correr, en correr con ganas... ya sabemos como es el Madrid... en fin... Yo creo que a este paso... la liga queda resuelta en Marzo... y eso: "Como todo es perfecto y como en el Madrid nada lo es, el próximo derbi lo ganará el Real Madrid"... que en cualquier época hubiera servido... creo que no va a ser... y la propaganda barata de Marca... esa de que es posible ganar en el Camp Nou... me río de los redactores de Marca... Por Dios; espero que solo sea para dfar ánimos a una afición que únicamente puede pensar como Bernardo, el ex del Glorioso Real Madrid...

Andrés Pérez dijo...

@ Nicolás

Utópico pero posible. El Madrid nos acostumbra a ello. Ví el e-mail, ningún problema, tú decides.

@ Orly

Yo espero que tampoco gane el Madrid. Ver jugar y por ende ganar al Barça es un placer, y por nivel demostrado merece ganar. Ahora bien, en un partido de fútbol quien más lo merece menos lo consigue. El Barça podrá jugar muy bien y seguramente lo hará, pero el Madrid, si algo le queda, es el honor, las causas perdidas y la gloria, el champán en el olimpo cuando todo estaba perdido. Ser un héroe entre la corrupción, el desastre generalizado y los maremotos. Ser el Madrid en resumen. Si me preguntas quién ganará, mi parte lógica respondería que el Barça. La afectiva, la que ha visto al Madrid levantarse una y otra vez y sacar a relucir el escudo, respondería que los blancos.