domingo, 25 de abril de 2010

El Ministerio de la Muerte


Andrés Pérez | Cuidado.

Si pasean ustedes por Zaragoza anden con ojo. Hay un grupúsculo de once personas cuyo oficio es deshollar seres vivos. Si les ven, cámbiense de acera. Corran. Huyan. Llamen a la policía. O al Equipo A. Pero jamás, repito, jamás, se acerquen a ellos. Son máquinas preparadas para la aniquilación.

¿Creen que exagero? Ese no soy yo. Repasando la prensa deportiva de hoy uno imagina que en el vestuario del Zaragoza no reparten botas, sino navajas. Al parecer, el partido de ayer en el que el Madrid salió victorioso, se asemejó a la batalla de Kursk, con once futbolistas vestidos de blanco representando al Ministerio de la Muerte. Contini y Eliseu los señalados. El resto, cómplices —la negrita es mía—:

Nunca le importó la de Casillas, acomplejado como estuvo toda la noche, sólo gallardo para el cuerpo a cuerpo. Por si fuera poco, perdió a Suazo, con el hombro derecho tendido hasta por tres veces. Poco más tiene el Zaragoza, por mucho que se remendara en el mercado invernal. Al equipo le falta un guión, carece de genética y algunos de los recién llegados necesitan un diván. Eliseu, por ejemplo, al que el árbitro consintió su particularísimo combate pugilístico. Con Contini no le quedó más remedio. Su codazo a Higuaín fue un navajazo sin sentido para su equipo, por mucho que Undiano propiciara la barra libre.

Lo cuenta Jesús Sámano en El País, en la habitualmente brillante sección de deportes. La crónica del redactor del diario de Prisa del encuentro de anoche no destaca precisamente por su calidad, ya que parece más bien un parte de guerra en el cual el enemigo masacró sin piedad. Ya saben, cabezas rodando y piernas a modo de bayonetas. "Por mucho que Undiano propiciara la barra libre", y un jugador del Madrid murió en el terreno de juego.

Violencia, sangre, sudor, lágrimas, morbo, ventas.

Undiano no pitó un penalti a Higuaín, perdonó la expulsión a Eliseu y retardó la de Contini

Ese es un titular de la web de As. A lo citado, le falta añadir un contundente "y merecen ir todos a la cárcel". Sería el perfecto colofón. Es el Zaragoza un equipo indudablemente violento a tenor de lo leído tras el encuentro frente al Madrid y el Atlético, donde Reyes rozó la mutilación pero Ander Herrera sufrió los conocidos lances del juego.

Ayer también. No se lee gran cosa de las reiteradas faltas de Xabi Alonso al canterano ni, para qué narices contarlo, la clamorosa agresión cobarde de Sergio Ramos, ese buen central de cabeza alborotada. Tras el lamentable codazo de Contini a Higuaín, el teatro exagerado del argentino a falta de argumentos futbolísticos mejores y la consiguiente y justa expulsión, las cámaras captan a Herrera volando entre la trifulca.

La respuesta se encuentra en Sergio Ramos. Su acción, sin embargo, no queda recogida en ningún medio observado por este blog hasta la fecha. Se ve que es la justa represalia ante la barbarie perpetrada por el Zaragoza, ese conjunto de hombres sacados de La Naranja Mecánica. Pongan música de Beethoven al partido de ayer. Seguro que así la dramatización es completa.

P.D.

Y de regalo, aquí tienen una recreación bastante fidedigna de la charla previa al partido de José Aurelio Gay a sus jugadores.



Imagen | Qué

2 Comentarios:

Raist_Master dijo...

No creo que los jugadores madridistas sean almas de la caridad, pero tampoco creo que la actitud de varios jugadores del zaragoza sea justificable por muy exageradas que sean las criticas a la dureza de todo el conjunto. Hubo 4 agresiones sin balon de por medio a jugadores del madrid. Eso es injustificable. Como injustificable es la actitud de Ramos en casi todos los partidos. Es un niñato y no se que hace siendo uno de los capitantes del Madrid. Pero no,no te puedes escudar en que el madrid tambien pegara (lógico, en partidos asi hay que ir al barro o se te comen) para minimizar las acciones de Contini o Eliseu.

Mohorte dijo...

@ Raist_Master

No pretendo minimizar en absoluto la actitud de Contini o Eliseu en el encontronazo con Casillas. En absoluto. Pretendo poner de manifiesto la exageración de la prensa afín al Real Madrid al respecto.

Contini está justamente expulsado y Eliseu probablemente tampoco debería haber terminado el partido. No tengo ninguna pega respecto a la actitud del árbitro, pero tampoco me parece loable la forma de contarlo que tienen en determinados periódicos, poniendo al Zaragoza como un equipo únicamente capaz de destrozar las piernas del rival en vez de prácticar fútbol, cosa incierta.

Lo de Ramos, o que haga mención a Xabi Alonso, es a su vez para comparar cómo hay un doble rasero a la hora de medir este tipo de acciones. Si, yo qué sé, Ponzio llega a hacer lo de Ramos la portada del Marca pide un juicio para el argentino.