lunes, 9 de junio de 2008

Austria y Suiza 2008 | Qué alguien juegue a algo, por favor (Día 1 y 2)

Andrés Pérez | Cuánta razón tenía César Luís Menotti cuando dijo en una entrevista que los dos únicos equipos que merecían la pena en Europa eran el Arsenal y la Selección Española. Digo que tenía razón porque la Eurocopa ha empezado, para bien y mal de todos. Para bien porque es espectáculo puro y probablemente el torneo a nivel de selecciones más competitivo. Para mal, porque a algunos nos toca ver partidos horribles, nefastos, pobres y eminentemente tácticos. Es una pena, pero el fútbol europeo lleva ya muchos años caminando hacia el aburrimiento y la efectividad. Dos días y dos grupos han jugado ya en Austria y Suiza, y más allá de la inefable Portugal ningún equipo ha demostrado que puede dar mucho más de sí. Un triste preludio de lo que puede significar esta Eurocopa, sin duda una de las que, si no cambia el panorama, recordaremos más bien por su escaso nivel futbolístico. Y entre tanto mar de físico y táctica aparece España el martes. Si de algo ha servido quizá este primer fin de semana es para saber a qué altura se puede encontrar España aún sin haber jugado. Como mínimo ya se sabe algo. España, definitivamente, es diferente.

Es diferente porque es la única selección junto con Portugal (aunque en menor medida) que se atreve a jugar al fútbol al pie. Con jugadores pequeños, nada físicos y si muy técnicos, que marcan las diferencias respecto al mar de grandes edificios tornados en potencia y efectividad, que no en espectáculo. Jugadores de ese tipo invadieron el fin de semana Austria y Suiza. Ni los decepcionantes anfitriones, ni la República Checa, ni Turquía, ni Croacia ni mucho menos Alemania o Polonia pudieron dar algo de alegría a los cuatro primeros partidos. Esta Eurocopa tiene mucho del pasado Mundial. Partidos fríos y exentos de calidad. En este mar de dudas que se ha convertido el inicio de la previamente ilusionante Eurocopa, aparece Portugal como seria candidata a llevarse el torneo. Los demás, rezan por evitar el cruce contra los lusos. De momento encabezan su grupo tras manosear y ganar a Turquía 2-0. Portugal ha de clasificarse primera en un grupo flojo donde la segunda plaza se la jugarán la propia Turquía y la República Checa. El partido inaugural, como siempre, decepcionó. Suiza jugó mejor pero los checos impusieron su oficio y su inestimable estado de inspiración cada vez que una Eurocopa se acerca. El gol de Sverkos despejó cualquier esperanza de hacer algo en la Eurocopa para Suiza. La lesión de Frei, no ayuda a que puedan volver.

El domingo, por otro lado, comenzaba la otra anfitriona, Austria. Y comenzó como lleva jugando prácticamente 15 años. Sin ganar, sin ilusionar, sin demostrar nada. Austria evidenció ayer porqué es una selección por debajo en el ránking FIFA de equipos como Mozambique u Omán. Falta calidad, falta espíritu y sobre todo ritmo competitivo. Pasarse tantos años deambulando por campos europeos buscando clasificaciones efímeras para grandes torneos no debe ser bueno. No en vano, los austríacos protagonizaron uno de los mayores ridículos en una fase de clasificación. Y no hablo del 9-0 que la España de Clemente le endosó hace ya casi 10 años. El caso es que enfrente de Austria, en Viena, estaba la Croacia de Modric. Por decir algo. Croacia juega bien, tiene a Modric, un buen jugador pero en absoluto el genio que predican algunos expertos, y futbolistas en buen estado de forma como Olic o Srna. Por lo demás, decepcionaron, otra vez, como el resto. La primera parte fue buena y Austria pecó de inocente, pero en la segunda el probablemente peor equipo del torneo incluso pudo empatar.

El otro partido olía a Eurocopa de verdad. No por Polonia, sino por Alemania. Más allá de toda la polémica montada por las cabezas cortadas el partido se preveía una lucha entre países vecinos a vida o muerte. Y ante Alemania, eso siempre es peligroso. Lo comprobaron los polacos cuando una Alemania paupérrima e indigna heredera de la tricampeona de Europa venció 2-0, con dos goles de Podolski. Se repite la historia de siempre. Alemania no juega a nada pero gana y vuelve a ser la favorita, ya que ganaron un partido 12 años después del último, curiosamente, la final en el 96 ante los checos. El partido fue horrendo, con imprecisiones casi de benjamines por parte de la defensa polaca y con una falta de mordiente cuanto menos preocupante para los chicos de Löw. Alemania es favorita porque es Alemania, pero ni el equipo ni el juego invitan al optimismo. Sin embargo, aunque en cualquier otra ocasión el juego desplegado por Alemania sería digno de crítica, en esta Eurocopa se presupone letal. En un torneo donde todos los equipos juegan a lo Alemania, Alemania tiene las de ganar. Aunque siempre haya excepciones. Como España. Como Portugal. Hay motivos para el optimismo, como mínimo, España será lo más entretenido y diferente del torneo. Quién sabe. Igual a contracorriente suena la flauta. De momento a examinar a uno de los posibles rivales en cuartos. Mañana, Rumanía - Francia y Holanda - Italia. Casi nada.

Vía | El Fútbol de Sousa, Notas de Fútbol
Imagen | As

Más que Fútbol ● 2008

2 Comentarios:

fernando dijo...

De momento, poco fútbol y mucho miedo. Salvo detalles de Portugal y Alemania, el nivel ha sido bajo. Las tácticas conservadoras se imponen. Seguro que los que defienden tanto este fútbol moderno estarán contentos...


Un abrazo.

Devo dijo...

los germanos demostraron su poderio, pocas chances en ataque pero 2 goles

croacia gano con lo justo

andres linkeamos post? avisame un saludo

devo