domingo, 15 de febrero de 2009

Y digo yo | El arte de empujar el balón

Juandi Mora | Ahora es cuando las portadas de los diarios deportivo partidistas ponen la foto de Raúl y la sitúan a la estela —por encima alguno— de la figura de Don Alfredo Di Stéfano. Al habla un admirador de Raúl González Blanco. Admirador declarado públicamente, que no es fácil. Me molesta en desmanera que mi adorado numero 7 sea comparado con Don Alfredo. El presidente de honor del Real Madrid es único, no hay nada comparable a él como no lo hay a Maradona, Cruijff, Pelé o Zidane. Raúl es Raúl.

Vengo a sumarme a la moda, de hablar de Raúl por superar los goles de La Saeta. Muchos partidos con el 7 a la espalda, muchos enemigos y siempre demostrando lo profesional que es. Discusiones varias con el director de este bendito blog han terminado hablando del pasado más que del presente. Del Raúl Balón de Oro en el 2001, lo fue a recoger Owen en su nombre y por alguna extraña razón se lo apuntaron al inglesito este, de los pichichis; del Raúl de las Copas de Europa, aquel que era admirado por todo el mundo.

Yo en mi mundo de camisetas blancas y 7 bíblicos siempre defiendo al actual Raúl. A un Raúl distinto. El Raúl de los actuales 309 goles, que contados de uno en uno son muchos, el jugador que trabaja para el equipo y practica a la perfección su trabajo del brazalete con la C. Todos eran del Raúl de las cucharas —vaselinas de toda la vida de dios— de los aguanís y del Raúl rápido y decisivo. Yo lo soy ahora, como lo era antes, del Raúl de los goles de churros a los que yo llamo raulianos y de las defensas en área propia para recuperar el balón. Soy del Raúl que grita, el que empuja el balón cuando el portero falla. Después de escribir esto lo tengo claro, yo no soy del Raúl de los 309 goles, no soy del Raul Di Stéfano. Soy raulista sin más.

Vía | AFP
Imagen | AFP, de archivo

Más que Fútbol ● 2009

7 Comentarios:

Andrés Pérez dijo...

Entendamos que a mi Raúl me ha parecido siempre un grandísimo jugador. Es por méritos propios el máximo goleador de la historia del Real Madrid, los números no engañan, y descansará en la memoria colectiva como uno de los grandes jugadores de la historia de España y europea, a pesar de no ostentar ningún trofeo internacional con su selección en su vitrina particular.

No tengo nada en contra de Raúl. Nunca me cayó especialmente bien pero siempre fue un gran jugador. Su decadencia trajo un bipolarismo exacerbado; o estás con Raúl o estás en su contra. No había termino medio. Es lógico puesto que España es un país de extremos y lo es puesto que Raúl siempre fue motivo de debate. Pero algo estaba claro. Tras el mundial de Corea y Japón Raúl nunca volvió a ser el mismo jugador determinante de antaño, aquel que me maravilló.

Decayó y perdió frescura, participación y mucho gol. Ahora sus cifras se han recuperado puesto que el nuevo Raúl se ha sabido adaptar a su condición actual y vive del oportunismo y la entrega. De su genialidad queda poco. Le ha costado casi tres años saber adaptarse y ahora no renace, simplemente, repito, se adapta. Nunca volverá a ser el que fue, por lo que pasó a la historia, no debemos perder la perspectiva; que Raúl esté ahora en buena forma no significa que sea un jugador determinante y clave, ni mucho meños una primera figura.

Es un delantero resolutivo en el campeonato doméstico. Y muy valioso hoy por hoy para el Madrid. Pero, a mí, como sibarita, me gusta el Raúl de antaño. El de siempre. No el de ahora. Lo cual, he de reconocer, no le quita mérito al siete blanco.

Grandérrimo artículo Juandi, a pesar de que yo jamás lo hubiera escrito, ya lo sabes.

Un brazo!

Leonardo dijo...

Sin duda que a la Santísima Trinidad del fútbol: Di Stéfano, Pelé y Maradona solo se la puede comparar entre ellos; pero a la gente le gustan todas estas cosas de paralelismos absurdos. Además creo que en el fondo no hacen esas comparaciones en serio, sino para llenar espacios.
Saludos.

Pablo G. dijo...

Yo tengo una opinión de Raúl hasta hace 3 años y otra desde entonces. Pero sus números están ahí al amrgen de que no se caracterice por ser un sobresaliente en ninguna faceta. Saludos

Nicolás dijo...

Raul, gran generador de debates...

PD: Andres, te he elegido para recibir un premio. Pasate por mi blog y sabras de que se trata.

www.dalepelota.blogspot.com

DRJ dijo...

"Que este Madrid, como dicen en los comentarios, esté apretando al mejor Barça de los últimos quince años es digno de ciencia ficción; si el Barça tuviera una plantilla y una situación institucional similar a la del Madrid estaría peleando por entrar en UEFA —y gracias—".

Como diría Schuster, no hay nada más que decir. Creo que eso lo define perfectamente y pone a cada uno en su sitio.

Los tres goles de ayer no le convalidan a Raúl la cantidad enorme de partidos malos que ha hecho. Es más, me atrevo a decir que desde antes de la eliminatoria con el Liverpool, no se le veía el pelo. Es un jugador que aún puede aportar cosas, pero en absoluto se debe componer un proyecto en torno a él.

Un saludo!

Andrés Pérez dijo...

@ Drj

Suscribo todas tus palabras. No puedo estar más de acuerdo.