miércoles, 10 de septiembre de 2008

No más Capel -de momento-

Andrés Pérez | Siempre he sido un enamorado de los extremos. Me parecen esos grandes olvidados del fútbol moderno, en el que cualquier genio de una capacidad física limitada se ve obligado a defender en pro de su equipo. El fútbol total es lo que conlleva, la desaparición total o parcial de extremos. Hoy en día no gustan, los entrenadores y los propios jugadores prefieren reconvertirlos. Si se tiene la clase suficiente el jugador termina por ser un atacante letal, que puede abarcar cualquier zona del campo; si no, la opción más recurrente es la de reconvertirlo a interior figurante o medio centro luchador. En cualquier caso, el fútbol pierde. Normalmente, los genios de la banda condicionan el comportamiento de un equipo, y ya no gusta. Hablo de ellos como defensor de su causa, pero he de alegar, que en este caso no trato de defender la presencia de un extremo en la Selección Española.

Hablo de Diego Capel, el flamante jugador del Sevilla que de una temporada a otra se ha convertido en la revelación zurda de la Liga. Capel es un jugador extremadamente rápido. Demasiado, creo. Su velocidad no es acorde a su rapidez mental, y eso, en determinadas circunstancias que contra una selección como la española se repiten contínuamente, es un problema para él y para el resto del equipo. Desconozco el empeño de Del Bosque -del que ya habrá tiempo para hablar- por situar a este buen jugador, pero joven y con muchas cosas que aprender, en el once inicial de la selección. Acto seguido, de desconocerlo, me refiero, me paro y pienso acertadamente: "Faltaba Silva", pero temo que no sea esa el fondo de la cuestión. Es decir, intuyo en la presencia de Capel un mal endémico que comienza a afectar a la prensa y al seleccionador. Un capricho, un genio de un día, un Morning Glory. Algo parecido a lo que supuso Reyes en su día, pero de menor calidad, añado.

Capel es un jugador desequilibrante y un extremo de calidad pero de un nivel menor. Para que un extremo de tales circunstancias encajara en el ya clarificado tras la Eurocopa estilo de la selección, su calidad debiera ser desbordante, de tal calibre que eclipsara a las estrellas ya conocidas y consagradas. Que ocultara bajo su sombra, en definitiva, el estilo pausado, horizontal, mentalmente activo y preciso de Xavi, Iniesta o Fábregas. El estilo del que Torres y Villa se nutren de manera geométrica en cada pase que los mediapuntas destinan hacia el área rival. Capel no es ni de lejos, un jugador que supere en calidad al resto. Y su estilo de juego, por posición y habilidad, no encaja en el esquema de la selección, que rompe de lleno con la idea de jugar con cuatro mediapuntas que dominen por completo los partidos. Capel es un jugador excesivamente hiperactivo, nervioso hasta el extremo. Tan útil para romper defensas como inservible para parar un partido, para pensar.

Es misión del entrenador elegir a cada jugador para cada partido sí, y una vez expuestos los motivos por los que creo que Capel no debería ser titular en la selección, paso al plano personal. Capel no levanta la cabeza. Su jugada más típica, a la par que dañina, es coger el balón escorado en la banda izquierda, bajar la cabeza y correr, correr tanto como pueda hasta que el campo no de para más y centre, por supuesto, sin levantar la cabeza. Está bien frente a defensas de talla menor y lentos. Pero no está tan bien frente a selecciones de calidad. Y ese es el principal defecto en el que Capel incurre una y otra vez, sin siquiera intentar remediarlo. No concibo como un jugador puede llegar a ser muy bueno sin levantar la cabeza, y por tanto, no concibo como Capel puede jugar en la selección de titular en detrimento de jugadores más imaginativos, no tan rápidos, pero igual de desequilibrantes, como es el caso de Cazorla. La selección se condiciona a sí misma con el jugador del Sevilla, quien, por su parte, se pone la venda y corre. Una de las últimas jugadas del partido contra Bosnia de Capel sobre el campo fue el ejemplo perefcto de su defecto. Agarró el balón en la banda izquierda, corrió hacia la derecha obviando varios desmarques de Villa y una vez no tuvo más campo para correr se vio rodeado de bosnios. Ante tal tesitura, pasó atrás y desperdició el contraatque. Si corrije el error, probablemente, Capel será un extremo superior cuya habilidad encaje en el estilo de la selección -estilo que excluye los extremos-, pero hasta entonces, no más Capel, gracias.

PD: No soy el único.

Vía | As, Diario de Sevilla
Foto | Marca, Daily Mail, El País

Más que Fútbol ● 2008

11 Comentarios:

Juan Monter Solans dijo...

Capel es un jugador desequilibrante que quizás en la selección vale para romper un partido por el minuto 60... Yo me quedo con la de Aragonés y su manera de toque-toque.
Capel me gusta pero es siempre él, no levanta la cabeza y vale que provoca muchas faltas y tarjetas, pero un poco piscinero también lo es... No debemos dejar que se estanque.Tiene mucho futuro.

Un saludo

www.dedomingoadomingo.blogspot.com

Chechu dijo...

Tal vez tengas razón,seguamente. o creo que si tenemos que apostar por un extremo éste tiene que ser Navas, más rápido y con na lectura má acertada.

Capel ha debutado, demostrando ser muy potente para el desborde poco acorde con e juego de toque, es verdad. Pero hay que ir probando y evaluando. La bana derecha esta más desaprovechada, as´que se dee insistir más por ahí. Me parece más problemático el problema de entendimiento entre Xavi y Cesc

BDP dijo...

Lo vi jugar varias veces y me parecio un muy buen jugador, pero le falta asociarse mas con sus compañeros.

No dejen de pasar por:

http://banfieldeprimera.blogspot.com/

Saludos.

No, gracia a vo´ dijo...

Caso extraño el de Capel. Luego de varios años de jugar con extremos, la selección encontró la fórmula del éxito jugando sin estos.
A mi me gusta Capel pero creo que, como dices, esta una sintonía diferente al resto del equipo. Yo lo llevaría como revulsivo. No sabemos todavía si este equipo tiene un plan B ya que en la Euro, sin contar el partido contra Grecia, siempre se estuvo por delante en el marcador.

Saludos,

Migue

Andrés Pérez dijo...

@ Juan

Yo también prefiero el estilo de Aragonés, toque-toque. Y coincido, además, en la habilidad piscinera del almeriense. Se tira mucho, y finge todavía más. A Diogo -que tampoco es un ejemplo excesivamente bueno debido a su historial de asesinatos- lo expulsaron el año pasado en el Sánchez Pijuán por una entrada a Capel, a quien ni siquiera tocó. Dió como que 5 vueltas de campana, la última, obviamente forzada.

@ Chechu

Opino lo mismo sobre Navas. Me parece mejor técnicamente, lee mejor el juego y desborda más, aunque tiene serios problemas en su cabeza. No puede estar lejos de casa y por eso no ha podido ser convocado nunca, el no quiere. Un sevillano más a sumar a la lista con problemas de adadptabilidad fuera de casa.

@ BDP

Le falta asociarse alarmantemente.

@ Migue

Cierto, Capel entra en la selección justo cuando ésta no juega con extremos, años después. Casualidad es también que justo cuando no jugamos con extremos ganemos la Eurocopa. Como Plan B valdría: Un par de faltas, tarjetas y desbordes y el rival se pondría nervioso. Ante Grecia España supo reaccionar de maravilla y con el equipo B, pero era Grecia...

Gracias por vuestros comentarios.

Pol Gustems dijo...

No cambiaría una coma. Completamente de acuerdo. Aún así en una lista de 20 o 23, es decir, para una Eurocopa o Mundial, me lo llevaría, porque como dices te aporta una cosa que otros no aportan, velocidad. Pese a no saber controlarla a veces, hace daño. En fin, ¿antes que Capel por qué no Jesús Navas? Aunque tampoco creo que encaje en este sistema, es un plan B de banda más sorpresivo y más de banda que Cazorla.

Saludos!!

Devo dijo...

La verdad que yo mataria por un Capel en mi equipo, el chico tiene chispa, velocidad, viveza, rapidez, agilidad. Por la banda izquierda es un F1, a mi me encanta.

Tal vez se pierda en el tiki taka de la seleccion española y no pueda transportar mucho como quisiera. Aunque repito, Capel dara que hablar en el corto plazo.

Un saludo!

Devo

El Balón Europeo


POST: ‘‘Entre ''Revenge'', golpes rusos y supervivencia gala’’

nico dijo...

Q tal andres, tanto tiempo eh...
Seguramente tienes razon en lo de Capel, su estilo de juego rapido y vertical desentona ante la tranquilidad de toque de la seleccion española. Igual creo, que siendo joven, aun tiene mucho para aprender. Ademas, su velocidad no es un atributo muy presente hoy en dia, por lo cual podria aportarle mucho al equipo si aprende a leer un poco mas el juego.
Un abrazo y nos estaremos leyendo.

www.dalepelota.blogspot.com

PD: cual es tu mail?

Juan dijo...

Capel es un buen jugador pero tiene muchas cosas por pulir aún. Yo buscaría a otro extremo para llevarlo a la selección.

¿Te interesa un intercambio de links? Si te interesa responde ne mi blog: http://marcador-deportivo.blogspot.com/

Un saludo.

DRJ dijo...

A mi me gusta Capel, yo le he visto muy buenos partidos con la selección sub-20 (creo que era la sub 20) Creo que debe ir entrando poco a poco en la absoluta, igual que Granero, Bojan, Mata y compañía porque esos son los que van a estar en el candelero para el proximo mundial y la proxima euro, hay que empezar a meterlos en la piña desde ya.

Un saludo de cibermadridista.blogspot.com

Diego dijo...

Capel es un gran jugador pero no pega en el juego de la selección

Se acabaron mis vacaciones, a partir de hoy retomo el blog, cuento con vuestras visitas ;)